a7 De Órgiva a Almegíjar

IMG-20170910-WA0030

Albacete y rambla de Órgiva

  • Introducción histórica:
    • CAMINO HACIA EL EXILIO:
      • Los cronistas de la época, señalan que la comitiva de Boabdil, portaba consigo, a lomos de mulas, el tesoro de la Casa de Nazar, copioso en toda suerte de preciosos rubíes, perlas de gran tamaño, zomordas singularísimas, turquesas de gran valor, toda suerte de adargas preservativas, equipos militares defensivos, instrumentos primorosos, utensilios peregrinos, collares de perlas en pedazos, sartales de aljófares para los cabellos, arracadas que aventajaban a las alcordes o pendientes de María (la Copta, concubina de Mahoma) en claridad, brillantez y hermosura, corazas holgadas de vestir, adornadas de oro, cascos con orlas doradas, incrustadas de perlas intercaladas de esmeraldas con rubíes en el centro; cinturones plateados, anchos de formas y esmaltados en su superficie; adargas de ante, sólidas, sin poros, dulces al tacto y renombradas por su impermeabilidad; alminbares de abalorio; atailores de Damasco; cuentas de cristas; zafas de la China; copas grandes del Irak; vasos de Tabaxis y otras. (Al-Maqqari, en sus “Analectes” 11, 2ª parte, página 798).
    • RECORDANDO EL PASADO:
      • “Las bodas se celebraron -con diecisiete años yo, y ella con quince- a finales de 1479. Todo era alegría en Granada. Yo iba de blanco y azul. Morayma llevaba una saya y un chal de paño negro bordados en seda azul, y una toca blanca le cubría la cara y los hombros. Cuando dejé de mirar su figura, no pude ya separar mis ojos de los suyos, que me atraían como si fuesen de piedra imán y yo un pequeño hierro. Unos ojos inocentes y pícaros, negros y claros a la vez, igual que dos almendras dulces o amargas; unos ojos absoluta, rigurosa e irresistiblemente sinceros”. (Antonio Gala, “El manuscrito carmesí”).
      • 1485. Castillo de Mondújar: “Ya con la razón casi perdida por completo y prácticamente ciego, Muley Hacén, el rey destronado, murió.  Su mujer, Zoraya, consiguió permiso de El Zagal, para que el cuerpo de su marido fuese llevado a Granada, si bien no consintió  éste que su hermano fuera enterrado en la Alhambra. Para ello designó un lugar desconocido, en la cumbre de un monte desnudo, cubierto la mayor parte del año por la nieve”. … Sótanos de la Alhambra: “El cuerpo de Muley Hacén fue lavado con abundante agua y jabón, primero el lado derecho, después el izquierdo. Los dos hombres encargados de toda esa labor lo secaron con unas toallas limpias y luego lo envolvieron en tres paños de tela sencilla y blanca. Un imán, en presencia de Zoraya y sus dos hijos, le dedicó las plegarias fúnebres. Y después de que su mujer y sus hijos se despidieran de su cuerpo, Muley Hacén fue sacado de la Alhambra de modo secreto. … En una mañana desapacible de ventisca y frío. El cadáver del viejo monarca fue conducido a la escarpada montaña que su hermano había designado como su tumba. Una escasa comitiva había salido en secreto al amanecer por la puerta de Bab-al-Rambla llevando el cuerpo. Durante la noche, varios hombres habían abierto una fosa entre el hielo y la dura tierra congelada. No hubo ningún honor, ninguna ceremonia que correspondiese al entierro de un rey nazarí. Sólo un imán, una docena de soldados encargados del transporte y el propio Abd-Allah el Zagal estuvieron presentes en el enterramiento. Dos soldados descendieron a la fosa, debidamente orientada y cuyas paredes ya se habían recubierto de hielo. Sacaron el cuerpo de la humilde caja en la que lo llevaban  y, completamente envuelto en los tres paños blancos, lo depositaron en el fondo congelado, con la cabeza en dirección a La Meca. Lo cubrieron primero con piedras y después dejaron caer sobre las piedras la tierra sacada la noche antes. … Allí quedó, fundido con la tierra por la que en tantas ocasiones había luchado desaforadamente, el padre de Boabdil. No se dejó ninguna lápida ni señal que pudiese identificar el lugar. El Zagal no deseaba que aquella tumba pudiera convertirse en un recuerdo permanente a su hermano o en un lugar de peregrinación de rebeldes y sediciosos. Y así, aunque eligió el anonimato y deseó borrar la huella de Muley Hacén de la memoria de los granadinos, con el tiempo el monte entero fue recordado para siempre con el nombre de su hermano, y todos, cristianos y árabes, lo llamaron Mulhacén”. (Antonio Soler, “Boabdil, un hombre contra el destino”).
      • “A mediados de Chumada 2ª del año 891 (18 de junio de 1486) atacó el infiel el castillo de Elvira y habiendo demolido la artillería parte de sus muros, capituló su guarnición bajo el seguro de sus personas, acémilas, armas y ajuares y se fue a Granada. Trasladó después el enemigo su campamento a Moclín y sitiada su fortaleza, la combatió reciamente con su artillería y otros ingenios, entre los cuales figuraban unos que lanzaban globos de fuego, los cuales, elevándose en los aires, caían luego sobre el lugar, abrasándolo y destruyéndolo todo. Viendo esto los habitantes de Moclín, que se defendían con gran valor, y que las provisiones les iban escaseando, capitularon y se fueron a Granada bajo el seguro de sus personas y haciendas. Igual suerte corrieron los habitantes de Colomera, los cuales, en vista de lo que había sucedido con los castillos cercanos, entregaron el suyo sin resistencia. Lo propio acaeció a los de Montefrío, cuya fortaleza sitiaron los cristianos con apretado cerco, y habiendo sido incendiados sus depósitos, se vieron en el trance de capitular en evitación de mayores desastres”. (Leopoldo de Eguilaz Yanguas, “Reseña histórica de la conquista del reino de Granada por los Reyes Católicos según los cronistas árabes”).

P9100045

Los Tablones, anejo de Órgiva, desde una típica “ventana” de la acequia de Las Ventanas.

  • Datos de la etapa:
    • Itinerario: Órgiva – Río Seco – Barranco Hondo – Acequia de las Ventanas – Los Agustines – Rambla del Guadalfeo – Barranco del Alhayón – Ladera Sur de la Sierra de Jubiley – Puerto Jubiley – Casillas del Puerto – Río Guadalfeo – Rambla de Torvizcón -Cortijo Molino Peñón – Sendero Local La Cuesta – Cortijo de la Mina – Barranco de Cantamari – Almegíjar.
    • Recorrido: Lineal, 16 kms.
    • Dificultad: Media, con un índice IBP 65. Existen tramos en fuerte subida con abundante piedra suelta, por lo que hay que tomar las debidas precauciones. Ver más datos IBP aquí>>>
    • Tiempo en movimiento: 4h 54 min.
    • Acumulado: 657 m subiendo; 325 m bajando.
    • Velocidad media: 3,4 kms/h.
  • Descripción:
    • La etapa tiene su punto de inicio en la “dormida”… (por lo temprano de la hora) Plaza de la Alpujarra de Órgiva. Inaugurada en 2004: a ambos laterales de la Plaza tiene dos típicos “tinaos” alpujarreños (de 10 metros de longitud) y en su zona interior, la imagen (en cerámica vidriada) de cada uno de los pueblos de la Alpujarra Granadina. La recorremos pausadamente, disfrutando del momento de paz que nos regala el momento matutino. Un anónimo músico que toca el “happy-drum” en una esquina, pone el complemento sonoro y de relax que serena el ánimo.
    • Comenzamos nuestro caminar. Poco a poco y porque no hay más remedio, vamos subiendo hacia el parking que hay junto al Cuartel de la Guardia Civil y por la calle Miguel de Cervantes, nos dirigimos hacia el Instituto de Enseñanza Secundaria “Alpujarra” (que dejamos a la izquierda) y a la Plaza de las Culturas (inaugurada el “Día de Andalucía” del año 2014). Esta Plaza es una buena atalaya para contemplar los alrededores de Órgiva y de su llanura o albacete.
    • Por la calle Córdoba bajamos hasta la carretera local GR-4202 (Órgiva – Los Agustines, de 5´2 km), y, frente al Cortijo de las Palmeras, seguimos a la izquierda, bajando, con precaución por el “simbólico” arcén. Hacia el sur, disfrutamos de las impresionantes vistas de la Sierra de Lújar (1.850 metros de altura), y a sus pies, la barriada de Los Tablones, conocida así porque antiguamente, tras la tala de árboles de la Sierra, la madera se cortaba en tablones en este lugar, donde se almacenaba, y posteriormente se transportaba en carros tirados por mulos hasta el puerto de Adra, para la construcción de embarcaciones.
    • Entramos en el pago agrícola de La Solana de Órgiva y en el fértil valle del río Guadalfeo. Tras vadear el curso del río Seco por un puente, un cartel nos indica que nos adentramos en los diseminados de Tíjola y los Agustines.
    • Al llegar al kilómetro 1 de la carretera local, encontramos un cruce con una rueda de molino apoyada sobre el muro. A la derecha tenemos el Cortijo de Nuestra Señora del Carmen y un ejemplar grandioso, maravilla de la naturaleza, de Araucaria Excelsa ó Pino de Norfolk, nos desviamos a la izquierda, por un camino de tierra y que nos lleva hacia Barranco Hondo.
    • Bajamos, por un zigzagueante, camino/sendero hasta vadear Barranco Hondo, y subir, en fuerte pendiente, por un sendero de cabras que nos coloca junto a la acequia de Las Ventanas, que a partir de ahora será nuestro hilo conductor para llevarnos hasta el paraje de Los Agustines.
    • La acequia de Las Ventanas es una maravillosa y antiquísima obra de ingeniería, ya que sus orígenes de remontan probablemente a los primeros musulmanes que poblaron esta tierra. Capta sus aguas del río Poqueira, siendo rica en mineral de hierro, lo que le da un tono rojizo y turbio a sus aguas y a su lecho. A lo largo de la ribera de la acequia hay una espesa y densa vegetación: álamos blancos y negros, espectaculares eucaliptos, altísimos cañaverales, frondosas zarzamoras y todo tipo de árboles frutales, destacando las inmensas higueras que en septiembre ofrecen generosas sus riquísimos y dulces higos, una fuente de energía inagotable para el caminante. Toda la vegetación descrita anteriormente forma una cubierta vegetal, a modo de verde bóveda, que prácticamente encierra el sendero y la acequia. De vez en cuando, esta mencionada bóveda, se abre inesperadamente, hacia la Sierra de Lújar y el río Guadalfeo, a modo de súbito y luminoso recuadro, una imagen que recuerda a una ventana, de ahí el nombre de la acequia, Acequia de las Ventanas.
P9100041

Deliciosas variedades de “ficus carica l.”, como el higo de calabacilla blanco, de cuello de paloma, jayuelos ó moriscos, de panecillo, malagueños o verdejos, roelas, de pata mula, de pascua… 🤤🤤🤤Uuuhhmmm… que ricos… Catalogados con un “9”.

  • Ya divisamos Los Agustines. Abandonamos el sendero de la acequia de las Ventanas y descendemos hacia la derecha, recorriendo un corto tramo del sendero GR-142 (Sendero de la Alpujarra, que en éste punto se dirige desde Órgiva hacia Mecina Fondales). Al llegar al asfalto de la carretera local, aprovechamos un breve momento para “ordeñar” unas cuantas deliciosas moras de zarza junto a la acequia y nos adentramos de lleno en la rambla del río Guadalfeo, que subimos hacia la izquierda entre un bosquecillo de eucaliptos.
    • Vadeamos el río y dejando a nuestra derecha las Casas del Granadino, nos metemos de lleno en la rambla de Alhayón, dejando el Guadalfeo que gira hacia la izquierda para llegar a la Junta de los Ríos (Guadalfeo – Poqueira – Trevélez ) y sortear, por la cara norte, la angostura  que forman las escarpadas laderas del pico Corona (1376 metros de altura) y de la Sierra de Jubiley, nuestro siguiente punto de destino.
    • Volvemos a dejar la rambla del Alhayón para comenzar a subir por un antiguo camino, ahora en muy mal estado y, que en fuerte pendiente, transcurre por la ladera sur de Jubiley.
    • Sobre las escabrosidades de la Sierra de Jubiley, Pedro Antonio de Alarcón, en su viaje a la Alpujarra, nos describe: “Intrincada maraña de riscos, tajos y matorrales, puestos de acuerdo con bárbara ferocidad para hacer intransitable aquella altura. La planta del hombre, ora descalza, ora con sandalia, ora con babucha, ora con alpargata y la herradura de las bestias, ya cóncava, ya convexa, ya triangular, ya en su actual forma de arco árabe, habían necesitado siglos y siglos para trillar el exiguo sendero que nos servía de hijo de Ariadna…”.
    • Un par de kilómetros de recorrido, nos ponen en el puerto de Jubiley, situado a 560 metros de altura. A la sombra de los pinos, hacemos un corto receso (hay que recuperar el resuello y refrescarnos el gaznate que nos ha resecado la larga subida) para disfrutar del espectacular panorama que se presenta ante nuestros ojos: a la derecha las suaves lomas de la Contraviesa (en Primavera, todo un lujo, ver sus laderas coloreadas por la cándida flor de los almendros…); al frente, el verdor de la lujuriosa vegetación que cubre el estrecho valle que riega las aguas del Guadalfeo; a la izquierda, las oscuras y escabrosas montañas de la Alpujarra…
    • Continuamos, descendiendo, zigzagueando, por un carril de tierra, que después se convierte en sendero y que en su día fue “Camino Real” y que nos va adentrando de lleno y de nuevo hacia el curso del río Guadalfeo, llegando antes a un complejo de viviendas conocido como Casas del Puerto, una antigua venta en un cruce de caminos, un lugar mágico, muy bien restaurado, sin luz eléctrica, que dispone de iglesia y de escuelas, hoy en desuso y que está siendo muy bien aprovechado como punto de alojamiento rural. Un remanso de paz y un lugar que invita al descanso y al relax. Situado en la confluencia de la rambla de Alcázar con el río Guadalfeo, entre los términos municipales de Órgiva, Torvizcón y La Taha. Tan sólo tiene 6 vecinos permanentes: un matrimonio de ingleses, con sus dos hijos, y un matrimonio, ya muy mayor, que nunca han dejado su lugar de origen… Nota: en la entrada de la antigua posada, hay un cromado timbre mecánico sobre el pequeño mostrador de madera y a modo de “recepcionista”, nos ha recibido la imagen de Juan y Medio, en cartón piedra…
    • Dejamos las Casas del Puerto, para llegar al curso del Guadalfeo que entre cañaverales y huertos escondidos, aparece y reaparece cuando menos te lo esperas. Tenemos que vadearlo multitud de veces, por lo que en época veraniega es una auténtica delicia, pero que en otras estaciones habrá que hacer con suma precaución o no arriesgarse para evitar peligros innecesarios.
    • Caminamos por la vereda de la Solana. Pasamos junto al barranco de Paco Pallarés (a la derecha) y la colada de las Hoyas (a la izquierda).
    • La rambla de Torvizcón se une a la del Guadalfeo, por la derecha. La atravesamos y seguimos el curso del río. Unos 150 metros más arriba, al llegar junto a un transformador (situado a la derecha) y una piedra grande y alargada, abandonamos el cauce del río Guadalfeo, girando a la izquierda, pasando por un pequeño “túnel” entre los tupidos cañaverales, y tomando el sendero local “La Cuesta”, que sube sin parar hasta las inmediaciones del Cortijo Peñón, junto a la carretera GR-4130 (de Torvizcón a Laroles: 55´62 kilómetros).
    • El Sendero Local “La Cuesta” enlaza el cauce del río Guadalfeo con el casco urbano de Almegíjar. Tiene una distancia de 1´7 kilómetros y coincide en parte con la antigua vía ganadera del Cordel de Busquistar.
    • Cruzamos con precaución la carretera y continuamos por el trazado del Sendero Local, que sube, salvando las dificultades del terreno, hasta las inmediaciones del Cortijo de la Mina.
    • Una herencia cultural de los antiguos árabes y moriscos que poblaron estos lugares: el fuerte desnivel del terreno, es salvado mediante la laboriosa construcción de bancales sobre muros de piedra. De ésta manera, se aprovechaba la tierra de labor al máximo y con el ingenioso sistema de riego por acequias, se convertía la fértil tierra de estas laderas, en un productivo huerto, en un vergel…
    • Mirando hacia arriba. Sobre la escarpada ladera que baja desde el Tajo de la Cruz, divisamos las encaladas fachadas de algunas viviendas del casco urbano de Almegíjar.
    • El sendero va por un camino antiguo, un trazado de típica escaleruela alpujarreña, con algunos tramos empedrados que aún se conservan bien, nos lleva hasta el barranco de Cantamari, donde a la sombra de un tupido cañaveral, hacemos una pequeña parada para refrescarnos y disfrutar de la agradable brisa que corre, barranco abajo… Ya nos resta poco camino para finalizar la etapa de hoy.
    • Continuamos subiendo, zigzagueando, hasta llegar al cruce del camino de la Alberquilla: aquí seguimos a la izquierda, subiendo… de las zonas empedradas pasamos al hormigón rallado… y al poco, entramos en Almegíjar, “La Bien Plantá” en el Corazón de la Alpujarra Media, por la Calle Veteranos…  Son las 2 de la tarde… suena el estallido de varios cohetes… y comenzamos a oír la música que toca en la cercana Plaza del Ayuntamiento.
    • Es 10 de septiembre y Almegíjar se encuentra en fiestas en honor del Santo Cristo de la Salud. Gente acogedora, abierta y generosa, nos recibe con los brazos abiertos y nos regala lo mejor que tienen, su sonrisa afable y buen vino de la tierra con exquisitos productos de la tierra. ¡Qué mejor recompensa podemos tener!
P9100097

Plaza de Almegíjar en fiestas, la Alpujarra acogedora.

  • Ver todas las fotos de la etapa aquí>>>

Captura de pantalla completa 11092017 183737.bmp

  • Ver Track y perfil de la etapa aquí>>>

  • Datos de Interés:
    • Alojamiento: Almegíjar es un pueblo pequeño de alrededor de 300 habitantes, que no tiene infraestructura hotelera, aunque en la Alpujarra hay una importantísima oferta de alojamientos rurales. En época propicia, un buen saco y esterillo puede ser una buena opción, ya que seguro que cualquier rincón nos permitirá pasar una maravilla de noche contemplando las estrellas. Ver posibles alojamientos en Almegíjar aquí>>>
    • Gastronomía: En la Taberna de Gabriela, único bar del pueblo, en donde es posible disfrutar de la típica comida alpujarreña, mezcla tradicional de sabores musulmanes y cristianos, que han llegado hasta nuestros días prácticamente inalterados. Las migas y gachas, gurullos, pucheros, potajes y el contundente plato alpujarreño no dejaran indiferente al comensal. Los dulces y repostería de profunda raíz morisca también están presentes, sin olvidar los tradicionales preparados con los frutos de otoño como el “pan de higo”  y otros dulces hechos de calabaza, boniatos, almendras…
    • Transporte:La estación de autobuses más cercana a Almegíjar es la estación de autobuses de Torvizcón situada a 2,64 kilómetros donde hay conexiones en autobús hasta Granada y otras capitales de provincia.
    • Lugares a visitar:  Almegíjar y Notaéz, su anejo, ofrecen al viajero la imagen propia y común a todos los pueblos de la comarca de la Alpujarra. La mejor recomendación que puede hacerse al visitante es que deje rienda suelta a sus pasos para perderse por las calles del pueblo, sin prisas, dejando volar la imaginación al pasado, disfrutando del entorno y de las construcciones típicas, blancas de luminosa cal, tinaos, cuadras de ganado, tejados de launa, caminos antiguos y ancestrales, en las que sus gentes viven como en otro tiempo, que parece como detenido en el pasado.
IMG-20170910-WA0005

Ayuntamiento y Taberna de Gabriela en Almegíjar

 

Anuncios

a6 De Lanjarón a Órgiva

IMG-20170827-WA0037

Panorámica de Lanjarón desde la Ermita de la Cruz.

  • Introducción histórica:
    • RECUERDOS DE BOABDIL:
      • “El caballo hispanoárabe de Boabdil, de capa torda, blanqueaba majestuoso en la noche. Aunque le dieron el nombre de Natán, era nieto de Harmattán, la montura que le regaló su suegro Aliatar, el alcaide de Loja, señor de El Salar y almotacén de la seda, el día en que emparentaron. Pero aquel se lo mataron en la batalla de Lucena. El segundo Harmattán, su hijo, murió en la de Maracena, atravesado por una lanza. Al tercero, que montaba ahora, todavía joven pero más airoso que ninguno, le cambiaron el nombre esperando que, libre de guerras, gozara de una vida larga y de una muerte tranquila. Sin embargo, como uno de los muchos contrasentidos de la vida, mientras el profeta Natán contribuyó positivamente para la coronación del rey David, éste lo conducía al destierro, tras su derrocamiento. Detrás caminaba Morayma. Su vieja yegua lucera era dócil hasta con los críos. Fátima montaba otra yegua zaína. lustrosa y brillante, que también lucía un luminoso lunar en la frente. La luna creciente era el emblema del Profeta y ella la escogió como si fuera una oración, una súplica para que Alá les ayudara ante el incierto porvenir que les acechaba. Su hija Yuza cabalgaba sobre una mula vieja, mansa y sumamente dócil, que eligieron adrede porque habría de portar a sus dos hijos en los capachos laterales, uno a cada lado. … Arrebujado en su capa de lana, sobre un pantalón de viaje y una chupa recamada, el rey cabalgaba meditabundo y en silencio. Como si quisieran brindarle la última despedida, los gallos del alba entonaban sus cantos en los gallineros. No era la única noche que había pasado en vela analizando su vida y sus circunstancias, pensando que había perdido un reino, su ciudad y su poder real e ignoraba cuantas cosas perdería más en la vida, cuantos contratiempos le habrían de sobrevenir, cuanto sinsabores tendría que paladear… Todos los que el futuro quisiera depararle…” (Leonardo V. Villena, “El último suspiro del rey Boabdil”).
    • TESTIMONIO:
      • Las tierras que descendían por las laderas de Sierra Nevada, hacia el mar, desde Lanjarón hasta Alhama de Almería, las repletaban profundos barrancos, hoces sinuosas e impresionantes tajos donde la Naturaleza, bravía y salvaje, tallaba la roca a fuerza de desgaste y erosión. Las lomas más suaves se mostraban salpicadas por viñas de recia y corta cepa que criaban esos caldos sublimes que siempre utilizaron los médicos granadinos como desinfectante…Los secanos llanos y las tierras de riego eventual se poblaban con parrales altos cuyas yemas empezaban a preñarse de pámpanos, de gajos y de racimos. Se mezclaban en promiscuidad con poderosos almendros, gigantescos olivos o higueras de dulcísimos frutos que competían en suculencia con la mejor repostería sarracena. Las tierras de regadío, que gozaban de la bendición del agua a través de acequias rumorosas y serpenteantes, entre brazales cantarines, criaban naranjos y limoneros, limas y albaricoqueros, ciruelos y melocotoneros y frutales de los más raro y variado, desde las digestónicas serbas a las exóticas azufaifas. Los laboriosísimos labradores cortaban los higos en sazón para orearlos al sol. Después, cuando los traspillaban los días de invierno, les envasaban en capachos de esparto verde que vendían en los mercadillos quincenales. Los intermediarios los buscaban con gran interés para exportarlos a la España cristiana y a toda Europa porque, revueltos con pepitas de almendras, formaban el pan de higo, el alimento saludable y nutritivo como ninguno”. (Leonardo V. Villena, “El último suspiro del rey Boabdil”).
      • El territorio circunscrito por la taha de Orgiva estaba recorrido de Norte a Sur por los ríos Sucio, Chico y Seco, perpendiculares al Guadalfeo, creando una riquísima vega en donde se asentaban varias alquerías en torno a Orgiva, situada en la margen izquierda del río Chico. Esta zona era conocida como Albacete (al-basir, el llano), pues al igual que en Cádiar y en Ugíjar existía un llano en el que se ubicaban otros núcleos de menor importancia. (Carmen Trillo San José, “La Alpujarra antes y después de la conquista castellana”).
      • SOBRE LANJARON:“De sus callejas arrancan los caminos resueltos en ademán de lejanía entre urdimbres de parrales, donde todavía cuelgan los calabazones vinateros. Caminos opresos, sometidos al macizo de pitas y chumberas, al entredijo de zarzales, gayombas y madreselvas, colgantes del balate rezumante de frescor, de tierra húmeda, de oreo frondal, de mantillo de bestiajes y rebaños, en tanto el azadón trastea por el barbecho con repique y relumbre de moneda legal. Los gorriones se disputan la larva sorprendida en su letargo. Caminos ondulantes, avezados al pavor de la quiebra, arrebujados luego por hoces y recuestos umbrosos, abiertos siempre a la codicia itinerante, cumplidores del arribo prometido: el olivar, la viña, la besana de trigo, cebada, centeno, habas, endibias, en la ternura frágil del verdor balbuciente. El graderío bancalero, manantial inagotable de toda legumbre y flora comestible. Más arriba, crestones y ribazos de castañar, acopio de fruto, madera, leña, monte, pastura. Oteros empinados de sembradura, arropados ahora bajo la recia costra nívea. Caminos en comunión con el último retazo laborable. Codicia y ambición de estos hijos del terruño, heredamiento de la casta semita, adelantada en la roturación de sus eriales y ejidos. Pasaban los labriegos descifrando en los signos del cielo. La diadema solar, el cerco de la luna, el celaje de Poniente. Porque del cielo desciende todo don perfecto, y el carro de las nubes lo gobierna Jehová, que no cede las riendas ni a sus propios ángeles. Repartición del término en dos mitades. ajustadas a la gracia cascabelera de su río, promotor de molinos, padre nutricio de acequias y regatos, lonja de lavanderas, bataneadoras de trapos y reputaciones. Entramado de caminos trepidantes de porteadores, arrieros, mercachifles, de labriegos y apriscos derramados por la grosura del pastizal. Y en la parcela de suavidad topográfica, el mocetón yuntero removiendo la entraña telúrica, esculpiendo su poema mejor con la reja del arado. Más arriba el brazal, arropado de yedras, helechos, culantrillos, musgos de recio afelpado, donde el chorro ha cuajado en filigrana de cristales extáticos”. (Juan Gutiérrez Padial – “LANJARÓN: Historia y Tradición” (1.982).

P8270278

Barranco de rio Chico en Órgiva.

  • Datos de la etapa:
    • Itinerario: Lanjarón-Barrio Hondillo-Ermita de San Sebastián-Puente del Río de Lanjarón-Fuente de la Hoya del Grillo-Ermita del Tajo de la Cruz-Venta de los Herradores-Cortijo de los Méridas-Rio Sucio-Las Barreras-Puente del Río Chico-Plaza de la Alpujarra en Órgiva.
    • Recorrido: Lineal, 9,3 kms
    • Descripción:
      • Comenzamos ésta etapa en la Plaza de la Constitución de Lanjarón, junto al Ayuntamiento y a la “Fuente de Los Abuelos” ó “Fuente Viva”, obra del escultor Ramiro Megías, inaugurada en 2013 y elaborada con piedra de Sierra Elvira. Éste monumento que conforma una montaña-cueva, de la que mana el agua por todas partes, tiene como tema, las personas (el pasado y el futuro) y la naturaleza, tras las cuales está sobre todo la alegría de vivir…
      • Llenamos la cantimplora de la riquísima agua que nos ofrece uno de los muchos pilares repartidos por todos los rincones de esta localidad, que sin ningún género de dudas rinde culto al agua. Aprovechemos esta oportunidad que nos ofrece la ruta y echemos a la mochila agua de primera calidad para el camino, agua en vena que reconforta y nos pondrá especial sabor en los labios.
      • Paseamos por el Barrio Hondillo, un intrincado cúmulo de callejas, callejones, plazuelas, pilares y fuentes, adornadas de multicolores macetas, olor a antiguo y a tahona, tináos y hornacinas. En éste placentero recorrido pasamos junto al Pilarillo Chato, la casa natal del poeta local Juan Gutiérrez Padial, la placetilla Colorá con su preciosa fuente y la Fragua de Marcelino. A primera hora de la mañana, apenas circula gente por las calles, siendo un auténtico lujo el transitar por las solitarias calles, alejadas del mundanal bullicio.
      • Dejamos el Barrio Hondillo y el casco antiguo de Lanjarón. Pasamos junto al cementerio municipal (inaugurado en 1873), el pilar del Barrio de la Paz, la ermita de San Sebastián (patrón de Lanjarón / siglo XVIII) y el Museo del Agua (obra del arquitecto Juan Domingo Santos, inaugurado en 2009 y construido sobre el solar del antiguo matadero).
      • A la derecha, se encuentra el gran cañón antiaéreo ubicado a la salida del casco urbano de Lanjarón en dirección hacia Órgiva. Atravesamos el puente sobre el río Lanjarón. A la izquierda del barranco, encontramos la caudalosa y espectacular Fuente de la Hoya del Grillo, que da testimonio una vez más de la calidad y frescura del agua que baja directamente de los neveros de Sierra Nevada. Estamos ahora en una encrucijada de senderos y caminos, a la izquierda subiríamos hacia el Barranco de Lanjarón, en la falda la Loma de la Bordaila y del Pico del Caballo. Nosotros tomamos a la derecha, caminando con toda la precaución por el pequeño arcén del lado izquierdo de la carretera A-348 (la carretera de la Alpujarra, que la recorre  de Este a Oeste, por la vertiente Sur de Sierra Nevada).
      • Pasamos junto al saladero/secadero de jamones artesanos “Morillas” y a unos 300 metros, nos desviamos a la izquierda por un carril cementado y que cuenta con abundante señalización, destacando de entre todas una que indica “Tajo y Ermita de la Cruz”. También hay señal que dice GR-142, Órgiva, 3 h. Ese es el nuestro. Es el carril del Mimbrón ó pista de la Chaparra (el antiguo camino que desde Lanjarón llevaba hacia Cáñar y Órgiva)
      • Toca subir en serio. primero por el carril del Brazal, en el pago de las Laderas, que con grandes curvas supera fuertes desniveles. Comenzamos a coger altura y a poder disfrutar de las primeras panorámicas a vista de pájaro.
      • Los tiempos están cambiando y la cosecha de la almendra se ha adelantado (las tareas que tradicionalmente se venían haciendo en Septiembre, ya se hacen en Agosto…).
      • A unos 700 m de carril, encontramos un sendero empedrado a la derecha, señalizado con una flecha de bonito azulejo granadino y que pone “Ermita del Tajo de la Cruz”. Abandonamos el GR y decididamente subimos por el sendero que va a la ermita, una típica “escaleruela” morisca que, en fuerte pendiente y apenas sin darnos cuenta, nos lleva a la placetilla situada delante de la Ermita, un mirador privilegiado de la zona.
      • Junto a la Ermita del Tajo de la Cruz pasa un brazal secundario de la acequia de Mezquerina, que viene desde el Barranco de Lanjarón.
      • Un mar de nubes sube raudo desde la costa, dispersándose a la izquierda por el embalse de Rules y el valle del Guadalfeo, tapando la grandiosa mole de la Sierra de Lújar. A la derecha va extendiéndose hacia el embalse de Béznar empezando a tapar igualmente a Pinos del Valle esforzándose en ocultar a la mirada a los minúsculos pueblos del Valle de Lecrín que se resisten a desaparecer por el horizonte. Girones de nubes, empiezan a deshilacharse por el Barranco de Lanjarón. Encima de nuestra cabeza, comienza a formarse una visera suave de nubes que apenas cubre el sol.
      • Salimos de la Ermita dirección oeste por un carril primero de tierra y luego cementado, que primero llanea y luego sube hasta las inmediaciones de unas antenas de telefonía, pasando junto a un cortijo y  unas naves ganaderas.
      • Al llegar junto a un pequeño acueducto, construido con bloques y vigas, enlazamos de nuevo con el carril del Mimbrón, el antiguo camino de Cáñar, con tramos de asfalto y otros de hormigón. Subimos suavemente.
      • Poco después pasamos junto a la Venta de los Herradores (situada a la izquierda del camino). Esta antigua venta se encuentra en un lugar estratégicamente situado: paso obligado de arrieros y caminantes, que acercaban sus equinos para ser herrados en aquellos tiempos en los que montar a lomos de bestia era lo más habitual del mundo. Hoy la Venta de los Herradores no cumple esas funciones y ha evolucionado hacia alojamiento rural, por lo que sigue acogiendo a los viajeros en las casas Castaño – Almendro – Mimbre.
      • Dejamos atrás la Venta y seguimos subiendo ahora ya de forma suave hasta hacer cumbre.  Estamos en la base del cerro del Castillejo. Un paisaje de monte bajo, de chicharras cantoras, esparto, y aromáticas plantas, dedicado al pastoreo. Hay grandes naves ganaderas y pequeñas construcciones para recopilar agua. Pasamos junto al cortijo de Joaquín Jaraba ó del Conde. Subimos muy suavemente. Coronamos el collado, estamos a 892 metros de altura. Aquí dejamos el camino viejo de Cañar y seguimos a la derecha por el sendero GR-142.
      • Cambiamos de ladera y empezamos a ver a lo lejos y a la izquierda, en primer lugar el pueblo de Cáñar. Algo más a la derecha el valle del Guadalfeo, el Cerro Corona y entre la niebla y abajo en el llano, al-basir, “albacete”, apaciblemente dormida nuestro punto de destino, Órgiva.
      • Estamos en la zona de la Yesera, en el paraje de Caña Morada. Dejamos a la izquierda una antigua alberca, que recibe las ricas aguas de un manantial que ha sobrevivido a la pertinaz sequía que sufrimos desde hace años…
      • Caminamos, descendiendo suavemente, pasando por las inmediaciones del gran cortijo de Los Méridas, de aterrazada tierra, fértiles vergeles que dan testimonio de la existencia de agua que aflora por barrancos y torrenteras, y donde se cultiva al estilo antiguo, con primor y esfuerzo, almendros, higueras, nogales y hortalizas. Calma y paz, transmiten estos rincones.
      • Señales indican que seguimos el GR-142 dirección Órgiva, por un sendero que en su día estaría muy bien, pero que actualmente debemos afrontar con suma precaución, ya que la fuerte inclinación del descenso, por tierra y grava, se ve dificultada por la acción erosiva de moteros depredadores, poco respetuosos, que se han encargado de romper y poner dificultad en el andar. No entendemos como puede existir tanta falta de respeto y de educación y desde aquí hacemos nuestro llamamiento a la restauración y a la creación de conciencia a quien corresponda.
      • Órgiva, cada vez está más cerca, termina el sendero y llegamos hasta un amplio carril que va por el margen izquierdo del río Sucio, por el que descendemos. Este torrente normalmente viene seco, pero cuando las aguas bajan por él, lo hacen velozmente y con numerosos arrastres de tierra pizarrosa, con un color negruzco, lo que justifica el nombre de Sucio al río. Pasamos junto a algunas represas de contención del río.
      • Cambian los cultivos y la vegetación de monte bajo da paso a extensas manchas de cultivos propios del secano. Llegamos hasta el paraje de Las Barreras. Éste paraje fue uno de los centros alfareros más importantes de Granada, en el que se fabricaban artesanalmente cántaros, macetones, pipotes, orzas, pucheros, tinajas, tejas, ladrillos, … Llegaron a existir una veintena de hornos alfareros y unos 200 artesanos trabajaban en ellos… La transmisión de éste oficio comenzó a desaparecer en la década de 1970.
      • Nos encontramos de nuevo con la carretera A-348, que tomamos hacia la izquierda, caminado por el arcén. Pasamos junto al Bar Venta María (con especialidad en migas, choto y carne a la brasa). Al llegar junto a una antigua Casa de Peones Camineros, nos desviamos a la izquierda, por un sendero paralelo a una acequia entubada que nos evita el zigzagueo de la carretera. Una bella estampa de Órgiva se nos aparece ante la vista. Nuestro punto de destino final está cerca.
      • El sendero finaliza junto a la carretera A-4132, que a la izquierda se dirige hacia Cañar, Soportújar, el barranco del Poqueira y la Alta Alpujarra. Caminamos ahora a la derecha, por el arcén de la carretera, hasta llegar en un corto tramo, a la rotonda que hay junto a la gasolinera y el Hotel Puerta Nazarí. Donde seguimos a la izquierda, pasando junto al Mirador del Minero (con una escultura en homenaje a ese tradicional oficio, que desde 2007, otea las minas de la Sierra de Lújar…).
      • Atravesamos el puente sobre el río Chico y nos adentramos en el casco urbano de Órgiva. Subimos a la izquierda, por la calle Real, penetrando en el entramado de callejuelas que nos llevan sucesivamente hasta la Iglesia Parroquial de la Exaltación, el monumento a Don Quijote, el Ayuntamiento y la espectacular Plaza de la Alpujarra, que contiene abundantes azulejos informativos de los pueblos de ésta preciosa comarca granadino-almeriense. Además, hoy es día de mercadillo, y un abanico de olores, sabores y colores, productos típicos alpujarreños, parecen que nos acogen en amistoso abrazo. ¡Qué buen sitio este para terminar la ruta!
P8270286

Saludo entre quijotes. Ayuntamiento de Órgiva. Puerta del Centro de Estudios Cervantinos.

  • Dificultad: Media-Fácil. Índice de dificultad IBP 43. Ver más datos IBP aquí>>>
  • Tiempo en movimiento: 3 h 4 min
  • Acumulado: 283 m subiendo; 485 m bajando.
  • Media en movimiento: 3 kms/h
  • Ver todas las fotos de la etapa aquí>>>

Captura de pantalla 2017-08-28 18.23.27


  • Datos de Interés:
    • Alojamiento: Órgiva, la antesala de la Alpujarra cuenta con una importante oferta de alojamiento, por lo que no será difícil hospedarnos en tan afable localidad. Ver alojamiento de Órgiva aquí>>>
    • Gastronomía: Nos encontramos en la Alpujarra y por ello, en Órgiva es fácil encontrar multitud de bares, ventas y restaurantes donde poder degustar los típicos platos alpujarreños, así como confiterías y panaderías en donde se fabrican exquisitos dulces, todos ellos de raíz morisca y herencia de aquellos hijos de Boabdil que se extendieron y arraigaron por toda esta tierra. Puede verse una oferta de lugares donde comer en Órgiva aquí>>>
    • Transporte: Para viajar desde Órgiva podemos usar ALSA>>>
    • Lugares a visitar: Ermita del Tajo de la Cruz, Iglesia Parroquial de la Expectación, Ermita de San Sebastián, Barrio Alto, Plaza de la Alpujarra,  Molino de Benizalte, Casa Palacio de los Condes de Sástago, Sala Cervantina.