b8 De Salobreña a Almuñécar

WhatsApp Image 2017-03-23 at 22.45.46

Salobreña al amanecer, fotografía de David Llanas Ortega

  • Introducción histórica:
    • RECORDANDO EL PASADO:
      • Durante el último período nazarí, con las disputas entre Boabdil y su tío “El Zagal”, Almuñécar se mantuvo fiel al primero, quizá porque la fortaleza estaba en manos de un alcaide íntimo amigo del monarca. Pero con la caída de Málaga en manos cristianas, el alcaide presidió a un grupo de aristócratas que se acercó a Granada solicitando auxilio militar. Pero Boabdil tenía un acuerdo con los Reyes Católicos, por lo que el recibimiento a esta embajada fue hostil, y el apoyo de Almuñecar tornó al bando de “El Zagal”. Sin embargo, tras la caída de Baza en 1489, “El Zagal” rindió poco después Almería, Almuñecar (al-Munakkab), Salobreña (Salawbaniya) y otras plazas fuertes de Las Alpujarras.
      • En Almuñecar, la propiedad estaba muy repartida, manteniendo el rey, la posesión del castillo, que le servía de prisión política y lugar seguro.
      • Tanto la flota militar Nazarí, con base en Almuñécar, como la mercante ya usaban para la época barcos de gran calado, como carracas, naos… y cuyas esloras podían llegar a los 40 m y cargar hasta 1.000 tn. ó más. Pudiendo disponer de hasta dos cubiertas y transportar hasta 1.000 personas y sus equipajes. La flota pesquera, que faenaba en aguas del llamado entonces “Mar de Almuñécar”, usaba embarcaciones más pequeñas, tales como laudes, jabeques, jábegas, zambras…
      • Mohammed ibn Alhaje, último alcaide nazarí de Almuñecar, entregó la fortaleza, siéndole concedido por los Reyes Católicos algunas mercedes, entre las cuales que sus hijas pudieran heredarle pues carecía de descendencia masculina. El 26 de junio de 1490, los reyes cristianos mandan desde Córdoba al comendador de Moratalla, don Diego de Soto, para que compruebe la forma en que se cumplían las capitulaciones de Almuñecar y vea el estado en que se encuentra su castillo. Tras la Capitulación de 1489, la ciudad sufre una transformación (se amplían los marjales de cultivo de caña de azúcar, pasando de 44 a más de mil marjales), pero los mudéjares no son expulsados, pero sí recluidos en la morería, en la zona oeste, de la cual aún se conservan tres calles: Morería, Morería Alta y Nueva Morería.
    • TESTIMONIO:
      • “Cuando te acercas, viniendo de Granada, bien adentrándote por el camino de la Sierra que parte del Suspiro del Moro, ya por el de Motril, siguiendo después el Azud de Vélez Benaudalla y el cauce del Guadalfeo por Lobres hasta Salobreña, o asomado al vértigo de la cornisa costera que te trae de Almería o Málaga hasta quedar sorprendido al descubrir éste lugar apacible de la Costa del Sol donde se asienta Almuñécar, lo primero que ves destacar en su pintoresco conjunto panorámico, cual tierra de promisión, entre el verde esmeralda de la ubérrima Vega, las onduladas lomas que la circundan, no ha mucho moteadas de almendros y ahora con más densas pinceladas de frutos subtropicales, el azul purísimo del cielo y del mar y el blanco inmaculado del caserío; es la alhambreña silueta de su Castillo cimero oteando el Mediterráneo, guarda y vigía de uno de los pueblos más antiguos de la Historia de la Humanidad”. (Victoriano del Moral, “El libro de Almuñécar – Historia de un pueblo milenario”).
    • CAMINO HACIA EL EXILIO:
      • Desde el principio, la partida de Boabdil, con sus servidores y su familia estaba prevista en la capitulación sobre sus intereses particulares del 25 de noviembre de 1491. Podrían salir con todos “sus bienes, e ropas e mercaderías e oro e plata e joyas e bestias e armas, non llevando tiros de pólvora, grandes ni pequeños”, libres del pago de derechos. Por su parte, los Reyes les darían dos carracas de genoveses y facilitarían su salida. Además, si en el tiempo en que quisieran marcharse no hubieran conseguido vender sus propiedades podían dejar procuradores para que recibiesen en su nombre la renta de sus bienes y se la enviasen. Asimismo se hace mención a que, en caso de venta, sus posesiones fueran primeramente ofrecidas a sus altezas. (Carmen Trillo San José, “La Alpujarra antes y después de la conquista castellana”).
      • “Gonzalo Fernández, alcaide de Illora, junto a otras personas de respeto y autoridad, acompañaron en los navíos, a Boabdil, a su familia y a todo su séquito, con la misión de procurar la mayor honra y trato conveniente, como indudablemente deseasen los Reyes Católicos que se le despidiese, cumpliendo de este modo su promesa sobre ese particular en las Capitulaciones…y para que les trajesen noticia y testimonio de cómo les habían dejado desembarcados según su deseo”. (Mariano Gaspar Remiro – “Partida de Boabdil allende con su familia y principales servidores”).
      • “Boabdil, acompañado de unos pocos, embarcó en una vieja nave de poco tonelaje que había sido preparada para él … , camino al norte de Africa, donde en Fez ya lo esperaba su amigo el sultán Hamet. Se quedó en pie en la popa de la embarcación, llorando, mientras la majestuosa visión de las cumbres de Sierra Nevada desaparecía ante sus ojos. … Desenfundó su espada, heredada de las victorias de sus antepasados, de empuñadura de oro y piedras preciosas, de filo imponente y belleza sin igual y, volteándola por encima de su cabeza, la arrojó al mar, todo lo lejos que pudo la fuerza de su brazo, hasta que agotado su vuelo cayó al agua, donde una mano invisible pareció tomarla para llevársela a su profundidad más impenetrable”. (Magdalena Lasala, “Boabdil: tragedia del último rey de Granada”).
  • EPÍSTOLA FINAL.: Carta de Washington Irving al Príncipe Dolgoruki – Alhambra, 19 de mayo de 1829.-
    • “Amigo Dolgoruki: No puede usted hacerse una idea de lo que lamento su marcha. Me ilusionaba que juntos consiguiéramos alcanzar el objetivo que nos habíamos propuesto: descubrir la auténtica tumba de Abu Abd Allah, el también conocido como Zogoibi, el Desventurado, o sea: BOABDIL. Usted y yo sabemos, en contra de lo que apuntan historiadores y eruditos, que sus restos mortales no yacen en la torre conocida como la “Bab as-Saria”, de Fez. De ningún modo. El norte de África no guarda tan preciado tesoro. Intuyo que el lugar último que ocupó Boabdil está ubicado en el corazón secreto de la Alhambra…”. (Miguel Ángel Moleón Viana / Luis Arance Moreno, “Cuadernos secretos de Washington Irving”).

  • Datos de la etapa:
    • Itinerario: Salobreña-La Guardia-La Caleta-Barranco del Cambrón-Alfa Mar-Barranco de Enmedio-Torre de Los Diablos-Taramay-El Tesorillo-Velilla-Almuñécar.
    • Recorrido: Lineal, 15,84 kms.
    • Descripción:
      • Cuando decidimos realizar esta etapa, una ola de calor estaba asolando, nunca mejor dicho, esta zona de Andalucía. Por ese motivo, decidimos iniciar el recorrido de noche, con la idea de disfrutar del amanecer y de los primeros rayos de sol en el camino, evitando así el que las elevadísimas temperaturas que estaban previstas nos hicieran sufrir más de lo previsto y “sudar la gota gorda”. Después de la experiencia, creemos que el hacerla en este horario intempestivo y especial es algo siempre aconsejable y que desde aquí recomendamos.
      • Empezamos a caminar en Salobreña desde la Oficina Municipal de Turismo en dirección hacia La Pontanilla: punto neurálgico tradicional y encrucijada de caminos de esta localidad granadina. En éste lugar confluían el Camino de la Costa (que iba hacia Motril), el Camino de Lobres y el Camino del Peral (que iba hacia la Vega Baja de Salobreña), mientras que la ramblilla de Dominguito (hoy encauzada y subterránea), con sus inundaciones descontroladas aunque estacionales, hacía que siempre se haya utilizado un pequeño puente de madera (ó pontón), para salvar su cauce y que le ha dado nombre al lugar.
      • A la luz de las farolas llegamos hasta la Plaza del nuevo Ayuntamiento (inaugurado en 1997), y subiendo, poco a poco, en dirección sur, callejeamos por blancas calles de cal adormecida, y accedemos al Portichuelo: antiguo y remoto istmo que unía el promontorio rocoso de mármol sobre el que se asienta, desde la más remota antigüedad, la Villa de Salobreña, con la tierra firme y lugar donde confluían los primitivos accesos: Camino de la Playa, Camino de Almuñécar, Camino de la dehesa de Taramay y Camino de San Nicolás.
      • La silueta del antiguo Castillo árabe, se perfila, siempre vigilante, sobre el blanco y dormido caserío, mientras bajamos por la Cuesta de Caracho, dejando el casco urbano, por el camino de los Callejones.
      • Ya en plena vega, vamos en dirección hacia el anejo de La Guardia-La Caleta (tradicional barrio de pescadores y de obreros), situado en el pago de la Playa: el puerto natural de Salobreña. Su antigua ensenada, se fue colmatando a lo largo del tiempo por las aportaciones de las erosivas aguas del río Guadalfeo, incrementadas exponencialmente, tras la expulsión de los moriscos y el consiguiente abandono de tierras de cultivo: las mejores tierras de toda la Alpujarra granadina…. están en la Vega de Motril y Salobreña. En tiempos de Boabdil, el Peñón era una isla y hoy en día es una península…
      • Fértiles huertos de cultivo tropical nos dan escolta hasta llegar a las inmediaciones de la Azucarera de Nuestra Señora del Rosario, la que antaño era el corazón económico de la Villa, que llegó a tener otras tres fábricas/ingenios azucareros más (Nuestra Señora del Pilar, conocida como Fábrica Nueva, construída en 1874 por la Sociedad Azucarera Peninsular y que cerró en 1912 ; La Melcochera de Lobres  y San Francisco, la más reciente, construída en 1905 y conocida como “La Fabriquilla”). La Azucarera Nuestra Señora del Rosario, hoy Azucarera Guadalfeo, fue construída entre 1860 y 1861, por el empresario granadino, D. Joaquín Agrela Moreno. Estuvo en activo, molturando la caña de azúcar de las vegas de Motril-Salobreña, Almuñécar y Vélez Málaga, hasta la zafra de la campaña 2005, siendo la última fábrica azucarera de caña europea en cerrar. Hoy, parte de sus instalaciones, se utilizan para fabricar alcohol con melazas importadas del extranjero.
      • A las primeras luces del amanecer, apenas vislumbramos sus naves y las altas chimeneas, para sin prisa y sin pausa, comenzar un zigzagueante andar por estrechas callejuelas, de arabesco sabor (Ramblilla, Real, Albarrada, Contínuo), acunados por el constante y estridente graznido de las gaviotas que se balancean sobre nuestra cabeza, en un mágico vuelo y aleteo imperceptible que pareciera nos despide del lugar.
      • La luz del día va aumentando paulatinamente, cuando por un sendero-carril, nos vamos alejando de La Caleta, hacia las urbanizaciones Pargo y Costa Aguilera: envidiables construcciones con espectaculares vistas al mar Mediterráneo, ubicadas sobre las tradicionales albarradas de piedra seca, que sostienen el terreno de la escarpada ladera que se despeña hacia las rocas del acantilado, donde rompen las olas del mar. Frondosa vegetación de pinos, eucaliptos, chaparros, ficus y buganvillas. El color va despertando a borbotones, acompañado del constante piar de multitud de trinos que saludan alegres al sol mañanero.
      • Bordeamos las instalaciones del Hotel Salobreña y la Torre Atalaya del Cambrón: antigua torre cilíndrica nazarí, en la que los vigías de guardia vigilaban la costa y daban la voz de alarma o toque de rebato, al castillo de Salobreña ó al castillo de Almuñécar, mediante señales convenidas: ahumadas (de día), luminarias (de noche) o acústicas (mediante caracolas marinas).
      • Poco después cruzamos el barranco del Cambrón. Este barranco toma su nombre de un arbusto espinoso que se cría aquí. La ladera de la derecha, el mar a la espalda, transcurre por un carril de buen piso, pero el otro lado del barranco se hace difícil de superar. Densos cañaverales, esparragueras pinchudas y espesos matorrales de diversa vegetación mediterránea, ponen dificultad a cada paso que damos, hasta superar el barranco, subiendo de nuevo a la carretera N-340.
      • Caminamos ahora por el arcén de la carretera, por el lado izquierdo, dirección Almuñécar, para unos metros adelante cruzarla, con precaución, y accediendo al lado derecho por un puente y un antiguo tramo de la N-340, salvamos el barranco del Zafío. Unos perros se nos avanzan y ponen en el cuerpo el susto de la jornada, hasta llegar a la urbanización Alfa Mar. La recorremos por su parte inferior y descendemos hasta volver de nuevo a la carretera. La cruzamos, por última vez y tomamos un carril (límite geográfico entre los términos municipales de Salobreña y Almuñécar). que en fuerte descenso, nos lleva hacia el barranco de Enmedio.
      • Caminamos junto a la playa y acometemos la empinada subida hacia la Torre Atalaya de Los Diablos, una de las atalayas que defendían este punto de la costa de los ataques de los piratas. La subida es sinuosa y pronunciada, pero arriba, la recompensa es maravillosa: hermosas panorámicas de la Playa de Enmedio por un lado y de Taramay y Velilla por el otro. La Torre de los Diablos es una construcción del siglo XVII-XVIII. Su nombre proviene de una antigua tradición: se dice que de ella salieron unos ladrones, vestidos de diablillos, como los que salían el día de Corpus Christi y robaron a unos viajeros que iban por el Camino Real. A unos metros de distancia se encuentran los restos (la base) de la antigua Torre Atalaya nazarí de Enmedio.
      • Comenzamos ahora a bordear el barranco en su totalidad, atravesando la urbanización Curumbico y descendiendo, pronunciadamente, por una escaleruela hasta la misma playa. Caminamos sosegadamente, por la playa del Curumbico y después por la de Cabria, hasta tomar un precioso camino enlosado que atraviesa por medio del denominado Parque Mediterráneo, entre las playas de Calabajío y del Pozuelo y que ya no abandonaremos, en continuos sube y baja, hasta llegar a playa Velilla. Este tramo de la etapa es muy gratificante de recorrer, ya que bellas estampas marineras nos rodean por todas partes y ese detalle es siempre de agradecer por el caminante.
      • Pasamos junto al Torreón de Galera, una antigua torre de defensa situada en la Punta de Jesús y a la preciosa playa del Tesorillo.
      • Sin más problema llegamos al gran paseo marítimo de Velilla, antesala de Almuñécar. La playa de Velilla, es la más extensa de Almuñécar (tiene 1,5 km de longitud) donde además de todo tipo de servicios de restauración y hosteleros, encontramos un Puesto de Socorro de Protección Civil y las instalaciones del Parque Acuático “Aquatropic” (inaugurado en 1988).
      • Tras pasar por el puente del río Verde (casi siempre con su cauce completamente seco…) caminamos confundidos con gentes que disfrutan de la delicia del mar, teniéndolo a nuestra izquierda y al frente los Peñones de San Cristóbal: del Santo, de Enmedio y de Afuera.
      • Caminamos por el Paseo Puerta del Mar, junto a la veintena de bancos, obra del artista local, José Cabrera Alaminos, construidos en 2015, utilizando la técnica trencadís/”Gaudí”, a base de mosaicos troceados de colores (blanco-azul-celestes) y que representan motivos marinos y monumentales.
      • Al llegar al Paseo y Bajos del Altillo, pasamos junto al grupo escultórico y la fuente circular de las Ninfas (obra del escultor granadino Arcadio Roda, realizada en 2006, con piedra caliza de Pedrera-Sevilla), al Monumento a los Fenicios (obra en bronce del escultor Miguel Moreno Romera y pié de mosaicos de José Cabrera Alaminos), y el Monumento de “aire alpujarreño” en memoria del escritor, músico y brigadista británico “Laurie” Lee, que vivió aquí entre la década de 1930-50.
      • Arriba y a la derecha, el castillo romano-nazarí de San Miguel nos da la bienvenida, siendo este un momento de alegría por haber conseguido culminar este tramo, ya que suponemos que es en esta playa de Puerta del Mar en donde embarcaría, el triste Boabdil hacia su destino final, en África.
    • Dificultad: Media. Índice de dificultad IBP 61. Ver más datos IBP aquí>>>
    • Tiempo en movimiento: 4h 39 min.
    • Acumulado: 441 metros subiendo; 453 m bajando.
    • Media en movimiento: 3,5 kms/h.


Captura de pantalla 2017-06-19 13.09.10


  • Datos de Interés:
    • Alojamientoe en Almuñécar>>>
    • Gastronomía:  La gastronomía sexitana gira en torno al pescado fresco de su costa (mero, corvina, sargo, pargo, besugo, herrera, congrio…) y a sus excelentes hortalizas frescas y frutas tropicales (chirimoya, aguacate, mango, papaya, níspero, guayaba…). Un buen pescaíto frito y una jugosa ensalada confeccionada con hortalizas y frutos tropicales, son platos que el visitante está obligado a probar, en la multitud de bares y restaurantes típicos que a todo lo largo y ancho de Almuñécar son fáciles de encontrar, estando seguros de que nunca acabarán defraudados.
    • Transporte:  ALSA
    • Lugares a visitar: Castillo fortaleza romano-nazarí de San Miguel, Museo Arqueológico Cueva de los Siete Palacios, Iglesia de la Encarnación, Columbario de la Torre del Monje, Peñón del Santo, Acueducto Romano y Termas, Monumento a los Fenicios,…

IMG-20170617-WA0028

Llegada a Almuñécar.

b7 De Vélez Benaudalla a Salobreña

P5070019-PANO

Panorámica del Ayuntamiento y de la Iglesia Parroquial de Vélez Benaudalla

  • Introducción histórica:
    • “Durante la dominación musulmana, el nombre de Xalubania, y luego Salubiniya, aparece con alguna frecuencia en las crónicas.
    • Las poblaciones mozárabes, entre ellas Salobreña, se sublevaron contra el futuro califa de Córdoba Abderramán III, lo que motivo una incursión de éste por tierras de la Alpujarra y de la costa, sometiendo a los revoltosos y dejando guarnecidos los castillos con destacamentos de soldados (año 918).
    • Las rivalidades entre los nazaríes y los benimerines traen de nuevo la violencia ante los muros de Salobreña, feudo del benimerí Umar ben Mahalli, que es conquistada en el verano de 1283 por el príncipe nazarí Mohamed II.
    • Otro Mohamed, el VII, consigue en 1392, mediante intrigas cortesanas, arrebatar el trono de Granada al legítimo rey Yusuf III, que es desterrado y custodiado como prisionero en el castillo de Salobreña, que no sólo era ya una fortaleza militar de impresionante aspecto, sino que su interior constituía un pequeño palacio con fuentes y jardines, lo suficientemente agradable para que los reales huéspedes no se incomodaran excesivamente en su cautiverio.
    • En 1408 muere Mohamed VII, ordenando en sus últimos momentos la muerte de Yusuf. Y cuentan las crónicas que el príncipe cautivo pidió a su verdugo un deseo antes de morir: concluir la partida de ajedrez que estaba jugando. La partida duró lo suficiente como para dar tiempo a que llegasen de Granada sus partidarios, que lo habían proclamado rey.
    • A partir de entonces, el castillo-prisión de Salobreña se convirtió en una residencia cotizada para invitados molestos: Yusuf III (que, como hemos visto, disfrutó de sus aposentos) tuvo preso allí a su hermano Mohamed el Zurdo, que a su muerte fue coronado rey de Granada en 1419; Muley Hacén destronó a su padre en 1464 y lo envió prisionero a Salobreña, donde murió al poco tiempo; y el mismo Muley Hacén, derribado del trono por su hermano Mohamed el Zagal, terminó sus días exiliado en la misma fortaleza.
    • Salobreña era una posesión del patrimonio privado de la familia real granadina y, según dicen los escritores árabes de aquel tiempo, su vega abundaba en caña de azúcar, naranjas, algodón, maíz y claveles. El azúcar se obtenía en las industrias azucareras, llamadas ingenios, por el mismo método que, básicamente, siguió utilizándose durante siglos. Al igual que en la Alpujarra, también en Salobreña tuvieron un gran auge la cría de gusanos de seda y las consiguientes plantaciones de morera para alimentarlos.
    • Un hijo ilustre de la Salobreña musulmana fue Abu Alí Umar ibn Mohamed al Salawbini (1166-1274), destacado filólogo y estudioso de la gramática árabe.
    • Terminaba el siglo XV y los Reyes Católicos culminaban la gesta heroica de la Reconquista. El secretario de los reyes y capitán mayor de la artillería, Francisco Ramírez de Madrid, se distinguió especialmente en la conquista de la fortaleza de la villa, cuya rendición tuvo lugar en los últimos días del mes de diciembre de 1489. En la sillería del coro de la catedral de Toledo está representada la escena de la entrega de las llaves de la villa al rey don Fernando el Católico.
    • Mas con la caída en poder de los cristianos no terminaron las intervenciones históricas de Salobreña en la vida de la dinastía nasri. Corría el año 1490 y tocaba a su fin esta dinastía, cuando Boabdil, deseando poseer una salida al mar por donde pudiera venirle una posible ayuda africana, salió de Granada con un gran ejército y puso sitio a Salobreña, aunque al parecer su intención era la de dirigirse contra Almuñécar. Consiguió apoderarse de la villa gracias a la ayuda prestada por la población mudéjar que le franqueó las puertas, facilitándole además armas y víveres para poder mantener el asedio de la alcazaba donde se habían refugiado los cristianos. El cerco de Salobreña dio ocasión a que Pérez del Pulgar, «el de las Hazañas», diera una prueba más de su valor temerario al conseguir entrar en la fortaleza sitiada con setenta hombres, previo el permiso del conde de Tendilla, capitán general de la frontera en aquel entonces. En ayuda de la plaza cercada habían acudido también don Francisco Enríquez, gobernador de Vélez-Málaga, y don Iñigo Manrique, que lo era de Málaga, pero no pudiendo forzar el cerco, se adueñaron de una peña cercana al castillo desde donde animaban a los sitiados a proseguir en su resistencia. La situación de la fortaleza era ya, sin embargo, insostenible por la escasez de agua y alimentos, cuando llegaron nuevas al campamento musulmán de que el Rey Católico venía a toda prisa con grandes huestes en auxilio de Salobreña, y ante este peligro, Boahdil, temiendo verse cortada la retirada, levantó el cerco y marchó a su ciudad de Granada”. (Gonzalo Pulido Castillo, “Breve historia de Salobreña”).
    • “La nueva de haber ido el rey Boabdil sobre Salobreña, cundió por la costa inspirando mil temores a los cristianos.Don Francisco Henriquez, tío del rey, que mandaba en Vélez Málaga, convocó a los alcaides y caballeros de su jurisdicción para que fuesen con él en socorro de aquella importante fortaleza… y reuniendo un corto número de gentes, se puso en movimiento para Salobreña. La marcha no podía ser más áspera y trabajosa, pues todo era subir y bajar cuestas, algunas de ellas muy agrias y precipitosas; y a veces guiaba el camino por la orilla de un precipicio, al pie del cual se veía espumear y agitarse con imponente furia el mar embravecido. Cuando llegó don Francisco al elevado promontorio que se extiende por un lado del valle de Salobreña, quedó confuso y triste al ver acampado en derredor de la fortaleza un ejército moro de mucha fuerza. El pendón de la media luna ondeaba sobre las casas de la población y sólo en la torre principal del castillo se veía una bandera cristiana. Viendo que no era posible con la poca fuerza que traía… socorrer el castillo, se colocó con su tropa en una peña cercana al mar donde no podía hacerles daño el enemigo; y elevando allí su estandarte, esforzaba a los cercados… Entre tanto, Hernán Pérez del Pulgar, observó en el castillo un postigo que daba al campo..  determinó meterse por aquella entrada… y propuso a sus camaradas que le siguiesen. Guiados por Pulgar, rompieron estos valientes por una parte del real enemigo donde había poca vigilancia, y llegaron peleando hasta el postigo de la fortaleza: al instante se les abrió la puerta y antes que el ejército moro tuviese entera noticia de éste arrojo, ya estaban dentro del castillo. Con éste refuerzo cobró ánimo la guarnición y fue más vigorosa su resistencia. Pero los moros, sabiendo que había escasez de agua en el castillo, se lisonjeaban que la necesidad pondría muy pronto a los sitiados en términos de rendirse. Para que perdiesen esta esperanza, mandó Pulgar que se les arrojase desde los adarves un cántaro de agua y con ella una taza de plata” (Washington Irving, “Crónica de la conquista de Granada”).
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Entrada a Salobreña por el Camino Viejo de Motril


  • Datos de la etapa:
    • Itinerario: Vélez Benaudalla-Azud de Vélez-Rio Guadalfeo-La Bernardilla-Cortijo del Molino de papel-Rio de la Toba-Molino Viejo-Los Palmares-Canal-El Vínculo-Lobres-Rio Guadalfeo-Rambla de Molvízar-Salobreña
    • Recorrido: Lineal, 17,3 kms.
    • Descripción:
      • Prólogo obligado antes de iniciar esta etapa en Vélez Benaudalla: acercarnos a ver el manantial del Nacimiento: éste lugar es una fuente natural conocida desde el tiempo de los romanos; directamente mana desde el suelo, a borbotones, un caudal de agua abundante, cristalina, fresca y deliciosa, que conecta a un sistema de reparto de aguas a través de antiguas acequias de las que tan amantes eran los paisanos de Boabdil. El Castillo de los Ulloa y el Jardín Nazarí (catalogado como “Jardín Histórico” y conocido también como “Jardín de los Sentidos”) son lugares a los que el viajero debe, sin excusa, acercarse también a conocer. Por último, cumplir el rito de degustar uno de sus sabrosos pestiños…
      • Iniciamos esta etapa junto al Chorro de San Antonio (pilar de 3 caños, construído por el alcalde D. Ramón Peramos) que se encuentra junto a la iglesia parroquial de Nuestra Señora Virgen del Rosario. Una tradición popular veleña dice que las mozuelas que quieran encontrar novio deben beber agua en el chorro del medio …
      • Pasamos por la Plaza de la Constitución, en la que se encuentra el Ayuntamiento y la Iglesia Parroquial, y seguimos por la calle Federico García Lorca. Dejamos el casco urbano de Vélez Benaudalla, bajando por la carretera hacia el Azud, por un paseo precioso, de amplio acerado, que se encuentra escoltado de unos grandiosos ejemplares de nísperos y en la que, a la izquierda, se encuentra La Fuente, lugar tradicional en donde los labradores recargaban sus cantimploras de agua fresca, con la que enjuagar la reseca garganta y quitarse el polvo durante la dura jornada de trabajo habitual.
      • Rápidamente descendemos hasta el trazado de la antigua carretera N-323, que cruzamos para pararnos a contemplar el formidable Azud de Vélez. Una espectacular obra de ingeniería hidráulica, construida mediada la década de 1950, que regula las domesticadas aguas del río Guadalfeo, vertidas poco más arriba desde la mismísima presa de Rules. El Azud embalsa y distribuye las aguas del río en canales que luego surtirán las acequias que, a partir de ahora, servirán para fertilizar estas ricas tierras cargadas de cultivos subtropicales, destacando entre ellos los aguacates y chirimoyos, y más raramente el recién introducido litchi o ciruela china, con frutos de color pardo rojizo, de pulpa blanca, transparente, más bien dura y consistente, jugosa y de un sabor dulce-ácido.
      • A partir de ahora, entramos en el divertido juego de caminar vadeando en varias ocasiones el rio Guadalfeo, por un sendero bien marcado que baja siguiendo su curso hasta llegar a un amplio carril escoltado de inmensos naranjos, limoneros, nísperos, higueras, granados, etc. Y es que esta tierra, producto de sedimentos de milenarias crecidas, es feraz, rica y acostumbrada a dar de todo, enseñada con mimo por el hombre y habituada con el paso de los años a generar riqueza sin recato.
      • El carril (antiguo camino entre Granada y la Costa, anterior a la carretera de Isabel II) coge altura. El Guadalfeo se queda a nuestra izquierda, y el feraz valle, se abre a la inmensidad de todos los inimaginables tonos de verdes. Sin apenas darnos cuenta disfrutamos de la imagen del Pico Columba (839 metros de altura y un perfil piramidal “de película”), perfectamente enmarcado en un azul celeste de un cielo apenas manchado de jirones de blanquecinas nubes. La retina va adaptándose a esta sinfonía de colores en los que, a modo de notas musicales, suena brillante en brotes de verdes, que se entremezclan con los ocres de la tierra, bajo los azules enmarañados del cielo…
      • La gran cortijada de La Bernardilla nos recibe. Esta antigua alquería, situada sobre un promontorio rocoso a 100 metros de altura, en un lugar privilegiado y estratégico, entre el cauce de los ríos de la Toba y Guadalfeo, controló, desde la más remota antigüedad, el paso, en ésta encrucijada de caminos entre Vélez Benaudalla, Los Guájares y la Costa de Motril y Salobreña. Se han encontrado en La Bernardilla restos de época almohade (al igual que en el poblado del Castillejo, en Los Guájares).
      • Comenzamos un suave descenso que nos lleva hasta la carretera SO-16 que, serpenteante, sube hacia Los Guájares. Atravesamos la carretera, para pronto desviarnos a la izquierda, por el Camino de los Guajareños, subiendo una corta, pero fuerte pendiente que nos cambia al valle por el que transcurre el pintoresco río de La Toba. Un poste indicativo nos informa de la canalización del gaseoducto entre Granada y el Puerto de Motril. Coronado el repecho, bajamos y dejamos a la derecha, los restos del antiguo cortijo del Molino de Papel, entre plantaciones de cítricos y subtropicales.
      • El río de la Toba, afluente del Guadalfeo, nace a 1028 metros de altura, junto al cortijo de la Toba, al Noroeste de Guajar Alto y desciende, encajonado, en un estrecho valle, flanqueado por las abruptas laderas de la Sierra del Chaparral y la Sierra de los Guajares. También es conocido como río de la Sangre, en recuerdo de luctuosos  tiempos pasados: en febrero de 1569, durante la rebelión de los Moriscos, acosados los sublevados por las tropas del Marqués de Mondéjar, buscaron refugio en el Peñón del Fuerte, cerca del nacimiento de río de la Toba. Cuando las tropas moriscas al mando de Marcos el Zamar (alguacil de Játar), aprovechando la oscuridad de la noche escaparon en dirección a las Albuñuelas, dejaron sobre el Peñon del Fuerte, a los heridos, ancianos, mujeres y niños, esperando clemencia… al tomar la posición las tropas castellanas, el Marqués de Mondéjar, mandó no tomar prisioneros y pasar a cuchillo a todas las personas, para perseguir a los escapados… la sangre bajó por el río dándole un color rojizo a sus aguas…
      • Vadeamos el río de la Toba, de lecho arenisco y transparentes aguas, bordeado de densos y altos cañaverales, un lugar fresco y atractivo para tomar un ligero refrigerio, antes de acometer, las fuertes rampas que nos subirán sin pausa hacia Los Palmares.
      • Pasamos junto al Molino Viejo, situado a la izquierda, y subimos por el Camino de los Guajareños. Coronado el primer repecho, dejamos a la derecha el camino que sube hacia el cortijo del Cañuelo, situado en la ladera del Pico Columba. Cruzamos el barranco del Cañuelo, a la sombra de portentosos y longevos pinos.
      • Seguimos subiendo hasta llegar a la Colada de Faral, donde encontramos las pendientes más pronunciadas de ésta etapa. Tras superar ese duro tramo, a 233 metros de altura, encontramos un pilar-abrevadero con tres pilas escalonadas, lugar tradicional para repostar agua el ganado. Un sondeo de captación de agua en el barranco realizado en 2014, ha mermado su caudal. La poca agua ha sido entubada hasta una cercana alberca y el pilar-abrevadero está seco.
      • Esta zona de Los Palmares, es un espacioso terreno de cultivo dedicado casi exclusivamente al aguacate y chirimoyo, va siendo recorrida en toda su extensión por un muy bien cuidado carril que sube atravesando el barranco del Cañuelo en dirección norte, para luego ir bajando hacia el sur buscando la costa.
      • El nombre de Los Palmares, procede de palma y de palmito, esa planta herbácea tan abundante en zonas de secano, de la que se aprovecha todo: con sus hojas se fabricaban escobas, de entre sus raíces se cogían las payuelas (brote carnoso que si se dejaba madurar daba lugar a un racimo de dátiles o uvas-palma), sus frutos (las uvas-palma) aunque un tanto fibrosos eran como un dulce para los niños… Una antigua costumbre de ésta zona: cada 25 de diciembre, las parejas de novios, iban al monte a buscar palmitos, siempre convenientemente acompañados de otra persona (una “carabina”)… para que no “pelaran la pava”…
      • Casi sin darnos cuenta hemos pasado por encima del paraje de Los Vados, casi siempre rodeados de aguacates, el rey en estos lares, apenas salpicados en algunos momentos por impresionantes ejemplares de pino negro. Toca llaneo, algún sube y baja, y cambiamos de ladera, el terreno se torna arenisco, cogemos ahora un marcado sendero y la bajada se hace pronunciada, algo que nos lleva a poner en tensión todos nuestros sentidos para evitar sorpresivos resbalones.
      • Continúa la bajada por la ladera sur, de lleno inmersa en vegetación de monte bajo mediterráneo, tomillo, romero, coloridos lirios, chaparros y pinos, para de forma sorpresiva, en una curva repentina del sendero contemplar asombrados la alfombra azul del mar, límpido e inmenso. La silueta de grandes barcos ponen el acento a la panorámica, y es que desde que salimos de Granada y después de recorrer más de un centenar de kilómetros es la primera vez que desde arriba, a vista de pájaro, en la lontananza, contemplamos el mar. Bien vale la pena detenerse unos instantes para disfrutar del espectáculo y respirar sosegadamente.
      • Al otro lado del cauce del río Guadalfeo, vemos la figura puntiaguda de Cerro Gordo (528 metros de altura) y las estribaciones de los cerros de Magdalite, que se adentran en la Vega de Motril-Salobreña. En sus laderas se encontraban las antiguas alquerías de Pataura y Panata, desaparecidas hace cientos de años, por la mala calidad de vida que causaba el Guadalfeo, cuando esta zona era un profundo estuario marino que se adentraba hasta casi el cerro de Escalate (653 metros de altura) y el Tajo de los Vados.
      • Pasamos cerca de las inmediaciones de la Cueva del Capitán, utilizada por pastores seminómadas del Neolítico Medio (IV milenio A.C.), que nos legaron restos de la Cultura de las Cuevas. En el Museo Arqueológico de Granada se encuentran los restos encontrados en los sondeos estratigráficos realizados por Manuel Pellicer en 1962 y por María Soledad Navarrete en 1970. Y es que toda esta zona de Los Palmares y del Cerrajón, ha estado habitada desde la más remota antigüedad. En noviembre de 2003 y tras un devastador incendio en la zona del Cerrajón (al Suroeste de Los Palmares), fueron descubiertos restos prehistóricos megalíticos, en concreto un conjunto de menhires de ortostato, dispuestos de forma semicircular.
      • Ahora el sendero de la Cuesta Moya, desciende rápido, con un piso que sigue inestable y zigzagueante, hacia el paraje de El Vínculo, fértil, rico, feraz terreno, en el que el Guadalfeo convertido en delta se acerca inexorable a su desembocadura.
      • Un carril asfaltado (el camino del canal de San Agustín) nos lleva hasta la localidad de Lobres, que atravesamos volviendo a buscar el cauce del Guadalfeo que ya no abandonaremos hasta casi llegar a nuestro punto de destino.
      • Pasamos junto a las instalaciones de la Azucarera Montero, conocida antiguamente como La Melcochera; hoy, una moderna destilería de alcohol; en 1900, cuando se fundó, una fábrica de azúcar y miel de caña, que en la publicidad de la época decía: “Miel de caña superior. El postre más exquisito y económico. Quien lo prueba una vez lo prefiere a todos”, o éste otro: “Caña-Miel es el mejor postre. De gran consumo en Colegios. La Caña-Miel reemplaza económicamente a todos los postres. De suma eficacia contra el estreñimiento”. La Melcochera está convertida ahora en “territorio pálido”, desde que Francisco Montero Martín, fundador en 1963 de “Ron Pálido” y “Ron Montero”, al jubilarse en enero de 2007, vendió la Empresa a su sobrino Joaquín, hijo de su hermana Concha.
      • Caminamos ahora casi tres kilómetros por la orilla derecha del río, sobre el muro de hormigón construido para evitar desbordamientos, entre densa vegetación de ribera: tarajes, juncos, aneas y cañaverales, así como espectaculares eucaliptos que prestan su sombra al caminante, haciendo más llevadero su andar. Nos desviamos a la derecha, cruzando la rambla de Molvízar y después seguir por el antiguo camino que conectaba Motril con Salobreña.
      • Poco a poco llegamos a Salobreña, la antigua Salubiniya, la de blanqueadas casas que se agolpan encima del peñón sobre el que se aposenta. El blanco, tapa al ocre, sobre el celeste del cielo. La sinfonía de color continúa hasta que a bocajarro entramos en sus calles. Salobreña, despierta y vivaracha, nos da la bienvenida.
  • NOTA: Martes, 16 de mayo de 2017. Un incendio, en las inmediaciones del sendero de la Cuesta Moya, calcina 12 hectáreas de monte bajo, matorral y pinar… dañando gravemente el patrimonio natural de esta zona de la Costa Tropical.
    • Dificultad: Media. Índice de dificultad IBP 59. Ver más datos IBP aquí>>>
    • Tiempo en movimiento: 4h 26 min.
    • Acumulado: 295 m subiendo; 474 m bajando.
    • Media en movimiento: 3,9 kms/h


Captura de pantalla completa 08052017 201601.bmp


  • Datos de Interés:
    • Alojamientos en Salobreña>>>
    • Gastronomía: Pestiños y dulces moriscos en Vélez Benaudalla. Pulpo con pimentón y migas de maiz en el Chiringuito El Campano en Salobreña.
    • Transporte: ALSA
    • Lugares a visitar: El Nacimiento, Castillo y Jardín Nazarí en Velez Benaudalla. Castillo y mirador en Salobreña.
WhatsApp Image 2017-03-24 at 18.14.11

Salobreña desde Las Piedras del Caletón, fotografía de David Llanas Ortega