Las caras de Montevive

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Las caras de Montevive

Alhendín (Granada), sábado, 1 de Junio de 2019.

“5. Aunque no hay sierras que desde esta población se empiece a subir o bajar, si se encuentra un grande cerro que desde su falda a la cumbre se regula un cuarto de legua, situado al Poniente nuestro. Es redondo y divide las tres jurisdicciones de La Malá, Gabia la Grande y Alhendín, y aunque hasta ahora poco inculto, de siete años a esta parte por la del Sur, Norte y Poniente se ha hecho una grande plantación de viñas, olivos y otros frutales que ocupan hasta su cumbre, y aún se está continuando con grandísimas esperanzas de utilidad pues ya pasa de 1.000 arrobas de vino, con una grande casa de campo inmediata a su cumbre, con su lagar, vigas y además se está haciendo su oratorio con privilegio, y en la misma cumbre se halla una mina profunda, y da margen para discurrir; habría alguna fortaleza, su nombre es Montevive”.

Respuesta de José Marín, capellán de la parroquia de Alhendín (6 de Mayo de 1.795) a la petición formulada mediante encuesta por Tomás López y Vargas Machuca (1.731 – 1.802), Geógrafo Real y miembro de la Real Academia de Historia, para su obra “Diccionario Geográfico”, que no llegó a publicar.  

IMG_20190602_201342

“Diccionario Geográfico” de Tomás López y Vargas Machuca.

La Villa de Alhendín está situada en la parte meridional de la Comarca de la Vega de Granada (coordenadas geográficas, 37° 6′ N – 3° 38′ O), a una altitud de 739 metros (s.n.m.: tomada como referencia la Iglesia del lugar) y a 13 kilómetros de la capital de la provincia, Granada. Su término municipal (de 50,81 kilómetros cuadrados de superficie = 5.081 hectáreas = 96.155 marjales) limita con los municipios de Armilla, Ogíjares, Otura, El Padul, Jayena, Agrón, Escúzar, La Malahá, Las Gabias y Churriana de la Vega. Por él discurren las aguas serranas del río Dílar y del menguado arroyo de las Handas (siguiendo su secular camino hacia el río Genil).

P1260186

Paseando por la Plaza de España de Alhendín.

En esta Ruta Circular, con punto de inicio y final, en la localidad granadina de Alhendín, vamos a rodear por completo el señero cerro de Montevive, dando un paseo de poco más de 15 kilómetros entre los términos municipales de Alhendín, Las Gabias y La Malahá. Voy acompañado de mi amigo, Luis Díaz González y de la joven perrita Muesli.

P1250133

Escudo de Alhendín.

Descripción del Escudo de Alhendín: Timbre, Corona Real cerrada. Bordura de gules con ocho sotueres de oro. Escudo Cuartelado. Primer cuartel, en color azur con una torre de oro mazonada de sable, que representa el antiguo castillo de Alhendín, destruido en 1.490, por Boabdil, último monarca nazarí. Segundo, color plata con un monte en su color surmontado de anagrama de oro, que representa el Cerro de Montevive. Tercero, de color plata con diez roeles de azur, que recuerda el escudo de los Altamirano, marqueses de Alhendín de la Vega de Granada. Cuarto, de oro con una granada de sinople rajada de gules, por su pertenencia a la provincia de Granada.  

P1260734

Ayuntamiento de Alhendín.

Itinerario de la Ruta:

Iniciamos el bonito recorrido de ésta Ruta Circular de la “RUTA DE BOABDIL. Siguiendo sus pasos hacia el destierro”, en la Plaza de España de Alhendín. Este gran espacio urbano de la Villa, tiene dos edificios que destacan sobre los demás: su moderno Ayuntamiento y la Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción.

IMG_20190825_165741

Edificio del antiguo Ayuntamiento de Alhendín – Siglo XVIII.

Un detalle a destacar: En la misma Plaza de España se encuentran tres edificios que se han utilizado a lo largo del tiempo, como sede de la Municipalidad: El más antiguo es del siglo XVIII (1.780), está situado en la zona Norte de la Plaza y desde el año 2.009 alberga el Departamento de Servicios Sociales del Ayuntamiento; el intermedio en el tiempo, está situado en la zona Este de la Plaza y alberga desde el año 2.015 el Juzgado de Paz y Radio Alhendín; y el más moderno, situado en la zona Sur de la Plaza y junto a la Iglesia, fue inaugurado el 22 de Agosto de 2.004, siendo Alcalde, José Guerrero Romero (esta gran obra fue financiada con fondos municipales y de la Diputación Provincial).

P1260230

Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción – Alhendín.

“Tiene una sola parroquia con la advocación de Santa María y su patrona, Nuestra Señora en su Concepción Inmaculada, colocada en un suntuoso camarín, muy reverenciada con la particularidad que todas o las más gentes del pueblo la primera diligencia que hacen por las mañanas es salir a la plaza, en cuyo sitio está el templo y no se hablan aunque sean padres e hijos hasta saludar a dicha Señora, a lo menos con una salve”. (capellán José Marín, 1.795).

IMG_20190312_095124

Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción – Alhendín.

La Iglesia Parroquial, situada en la zona Oeste de la Plaza, fue levantada sobre la antigua mezquita (1.501), utilizando en la construcción de sus muros la técnica mixta de cintas y rafas de ladrillo con cajas de mampostería de piedra calcarenita ó piedra franca, de las cercanas canteras de Santa Pudia (Escúzar). Ocupa un solar de 1.084 metros cuadrados.

Es de estilo mudéjar, tiene una nave rectangular y siete capillas laterales (en el lado izquierdo: Bautismal, San José y Virgen de los Dolores; y en el lado derecho, Virgen del Carmen, Sagrado Corazón, Nuestro Padre Jesús y del Sagrario).

34287576_253052158785320_3054405678048215040_n

Retablo barroco (Siglo XVIII) – Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción – Alhendín.

La cubierta es de armadura de limas mohamares, con seis vigas pareadas, y apeinazados con lazos de ocho apoyados en ménsulas (reconstruida tras la Rebelión de los Moriscos).

En el testero frontal del presbiterio se encuentra ubicado su precioso retablo barroco (siglo XVIII), obra del arquitecto y escultor lucentino, Francisco Hurtado Izquierdo (1.669 – 1.725) y el espacio de su hornacina central alberga la imagen de la Patrona de la Villa, la Virgen de la Inmaculada Concepción (1.656), obra del maestro Pedro de Mena y Medrano (1.628 – 1.688).

P1260777

Portada principal – Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción – Alhendín.

La Portada principal fue realizada por el maestro mayor de obras granadino, Ambrosio de Vico (1.555 – 1.623), hacia el año 1.600. Tiene dos cuerpos: el superior, con hornacinas adinteladas y arranques de frontón rectos, está adornado con el escudo del arzobispo Pedro de Castro y Quiñones (1.534 – 1.623); el inferior, con arco de medio punto y pilastras rematadas en cartelas. En la hornacina se encuentra una imagen de la Inmaculada, esculpida en piedra. Tanto el escudo del arzobispo, como la imagen de la Inmaculada, son obra del escultor Diego de Aranda (discípulo y amigo de Diego de Siloé).

B3Wc7FeCIAAisr8

La Virgen de la Inmaculada Concepción del maestro Pedro de Mena y Medrano – Alhendín.

La imagen de la Patrona, la Virgen de la Inmaculada Concepción, es una escultura de bulto redondo, tallada en madera policromada. Está representada de pie, con la cabeza mirando ligeramente hacia la derecha y las manos juntas, en actitud orante, levemente giradas a la izquierda. Mide 1,85 x 0,73 x 0,68 metros. Las vestiduras están estofadas sobre oro y plata, enriquecidas con decoraciones doradas en relieve. La “encarnación” (policromía de la piel) es brillante y los ojos son de vidrio con pestañas de pelo natural. Se apoya sobre los “cuernos de la luna”, que sobresalen entre nubes, escoltadas, al frente y los costados, por tres niños desnudos, que miden 32 x 36 x 32 centímetros.

c7d1a3c1

La Virgen de la Inmaculada Concepción del maestro Pedro de Mena y Medrano – Alhendín.

“Muchos sabios y discretos

decían y porfiaban

unos que fue aparecida

otros del cielo bajada

o que Pedro subió al cielo

a la celestial morada

o que Dios le dijo a Mena:

“He aquí a mi madre amada,

mírala bien con exceso

y su hermosura retrata

porque quiero que Alhendín

goce una prenda tan alta”.

Fragmento del Romance de “Un devoto a la Santísima Virgen” con motivo de la entrada triunfal de la Sagrada Imagen en Alhendín (Domingo, 26 de Noviembre de 1.656).

P1260233

Plaza de la Paz – restos del “Fuerte” de Alhendín, junto a la Iglesia.

Iniciamos nuestro caminar, dejando la Plaza de España, por la Calle Concepción ó carretera GR-3306 (Alhendín – Las Gabias), pasando junto a la portada lateral de la Iglesia.

En la Plaza de la Paz, frente al edificio que hoy alberga la Biblioteca Pública Municipal y el Museo Etnológico de Alhendín, se encuentran los restos del antiguo “Fuerte”: del edificio original, reconstruido tras el asedio y posterior demolición por el rey Boabdil (1.490) poco se conserva, ya que, con el paso de los siglos, ha sufrido múltiples modificaciones. Era esta torre de alquería, un edificio rectangular, situado a espaldas de la iglesia, con una orientación sureste-noroeste y unas dimensiones de 16 x 6,50 metros (104 metros cuadrados). Fue construido con tapial calicastrado y ladrillo. Conserva 3 plantas, con una altura de unos 10 metros. El espesor de los muros es de unos 0,65 metros.

010.jpg

Antigua foto de la casa solariega de los Ossuna – Alhendín.

Continuamos nuestro paseo, descendiendo por la calle Robles hacia la calle Molinos. Pasamos junto al Aparcamiento (parking) Público Municipal y en el número 8 de la calle Molinos nos encontramos ante el precioso edificio (declarado de Interés Histórico, Artístico y Cultural) que alberga la Fundación Benéfica “Manuel Ossuna”.

Manuel Ossuna Serrano (1.896 – 1.930) y su esposa, Teresa de Montes y Castro, no tuvieron hijos, y en su Testamento, legaron al pueblo de Alhendín, la constitución de una Fundación Religioso – Social – Benéfica, a favor de los niños y ancianos necesitados y dotándola para cumplir su función filantrópica, entre otros bienes, con ésta casa solariega, sus jardines y la gran huerta.

P1260744

Ermita del Santo Cristo – Alhendín.

Seguimos caminando por la calle Párroco García Villanueva, Horno Bajo y en la bifurcación de la Plaza Barranco, seguimos a la derecha, por la calle Larga. Estamos en el Barrio Bajo, uno de los más antiguos y emblemáticos de Alhendín. Tras cruzar la Plaza Santo Cristo, nos detenemos un momento, para visitar la Ermita del Santo Cristo.

Es una construcción humilde, datada en el siglo XVIII (1.768), pero con mucha raigambre popular. Cinco peldaños de ladrillo facilitan el acceso al pórtico abovedado con cubierta de teja moruna y coronado por una cruz de forja. La bonita solería del pórtico es la original, así como una pieza de mármol que hay junto a la pila de agua bendita y un trozo de columna situada en el altar. Tres llamativos pináculos vidriados con forma de piña, adornan la cubierta a dos aguas que cubre la pequeña nave (31 metros cuadrados) de la Ermita del Santo Cristo.

Desde el paseo que hay junto a la Ermita, disfrutamos de una bonita vista de nuestro “protagonista” en el día de hoy, el cerro de Montevive.

P1250214

Imagen del cerro de Montevive desde el camino de los Cerrillos.

“…al Oeste, y como ⅜ legua de la Villa, hay un cerro llamado Montevive, de figura casi cónica, que corresponde a la clase de montañas primitivas en el que hay cerca de su cumbre una boca mina en forma de pozo, de donde sale un vapor acuoso con quince grados de calor sobre cero, y según algunas observaciones, pudiera dársele una aplicación medicinal para curar las enfermedades que hacen crisis, por medio de un sudor copioso, tal como lo promueve este vapor en pocos minutos, a las personas que se someten a su acción…” (“Diccionario Geográfico – Estadístico – Histórico de España y sus posesiones de ultramar” (1.845 – 1.850), de Pascual Madoz Ibáñez (1.806 – 1.870).

P1250212

Imagen del cerro de Montevive desde el camino de los Cerrillos.

Tras reponer agua fresquita en el pilarillo que hay adosado al muro de sujeción posterior de la Ermita, dejamos atrás el casco urbano de Alhendín por el Camino de los Cerrillos, ancestral vía de comunicación con el cercano poblado de Gabia la Chica.

Caminamos por los pagos agrícolas de las Andas (ó Handas), los Cerrillos, los Caballones y El Justad.

Por un puentecito, vadeamos el Arroyo de las Handas y enlazamos con el Camino de los Cosarios (que en este tramo, hace de linde entre los términos municipales de Alhendín y Las Gabias) y giramos a la izquierda.

PosicionBanderas

Estamos en el pago de La Mocatea. Y a la derecha, tenemos el verde césped y el bonito arbolado del Granada Club de Golf. Sobre la cima de la suave colina, dominando visualmente el campo de golf, divisamos el edificio de la casa club. El club fue fundado en el año 1.986. El campo fue diseñado por Ramón Espinosa García-Bermúdez (1.932 – 2.019) y Emilio Mena Muñoz; ocupa una extensión de 18.641 metros cuadrados, tiene 18 hoyos y su par es de 71 golpes.

Seguimos nuestro paseo por el camino de los Cosarios, también conocido en este tramo como Paseo de los Barrancones. El piso es de tierra, y el contínuo paso de camiones de gran tonelaje, en dirección a las obras de la nueva autovía, hace que una espesa capa de polvo lo inunde todo… periódicamente, pasa un camión cisterna vertiendo agua para minimizar esta molestia a los paseantes…

P1230834

Cartel Gasoducto Granada – Motril.

A la izquierda, tenemos el Barranco y la Urbanización del Arenal. A la derecha, está el Barranco de los Barrancones. Pasamos junto a un poste metálico de color amarillo que señala el paso por este lugar del gasoducto Granada – Motril.

El Ministerio de Industria y Energía, concedió a Enagás (Grupo Gas Natural), la autorización para iniciar las obras de un gasoducto desde Granada a Motril, con una inversión de 1.800 millones de pesetas. El gasoducto tendría una longitud de 76,37 kilómetros y 10 pulgadas de diámetro, atravesando los municipios granadinos de Vegas del Genil, Las Gabias, Alhendín, Otura, Padul, Villamena, Albuñuelas, El Valle, El Pinar, Vélez de Benaudalla, Los Guájares, Molvízar, Salobreña y Motril, para realizar el suministro de gas natural a las industrias de la zona (en principio, a Torraspapel S.A. en Motril) y extenderlo en el futuro al mercado doméstico y comercial.

Las obras de construcción del gasoducto se iniciaron el mes de junio del año 2.000 y fue inaugurado en julio de 2.001.

P1230760

Subida desde las canteras por la vereda de Montevive.

Llegamos a la zona de obras de la nueva autovía y pasamos bajo un túnel. Las obras corresponden al trazado de la Segunda Circunvalación de Granada (entre Calicasas y Otura) que se prevé esté finalizada el próximo año 2.020.

Encontramos una encrucijada de caminos. Estamos en el pago agrícola de Cañada Piña. Seguimos subiendo por el pago de la Vereda de Montevives, pasando junto a las explotaciones mineras de la cara Este de Montevive. Son canteras de tierra de los tejares gabienses, donde se extraen áridos, yeso y arcilla: Suspiro del Norte n° 256 (Las Gabias), Suspiro del Sur n° 252 (Alhendín), ambas propiedad de la Empresa “Ladrillos Suspiro del Moro S.L.”, Las Nieves y San Antonio.

la-conquista-de-granada-por-los-reyes-catolicos_641b7f46

“La conquista de Granada por los Reyes Católicos”. Pintura al óleo de Carlos Luís de Ribera. Museo de la Catedral de Burgos.

He leído, en un texto que me pasó el propio autor (Joaquín Alfredo Abras Santiago), un apunte histórico provisional sobre la zona donde nos encontramos: “… En el mes de Junio de ese mismo año de 1.483, los Reyes Católicos se dirigieron desde Córdoba hacia Granada, … y el rey Fernando se acercó hasta Alhendín, acompañado de sus tropas y de su guardia personal. Parece ser que pernoctó algunos días al pié de Montevive y desde aquella altura pudo divisar la ciudad de Granada, rodeada de sus murallas y altos torreones, coronada toda por la fortaleza y los palacios de la Alhambra…”. La actividad humana en éste entorno físico, con el paso de los centenios, ha modificado el relieve del paisaje que nos rodea, pero la imaginación nos puede retrotraer en el tiempo a esos días de finales del siglo XV y recrear mentalmente ese momento histórico trascendental en nuestro pasado…

P1260258

Puerta de acceso a la Mina “Aurora” y cima de Montevive (cara Norte).

Coronamos la larga subida por la ladera Noreste de Montevive y pasamos del término municipal de Alhendín al de La Malahá. A la izquierda, ocupando la zona de su cima se encuentra la Mina “Aurora”, explotación minera a cielo abierto donde se extrae sulfato de estroncio.

El nombre de “estroncio” procede del pueblo escocés de “Strontian”. No se encuentra en estado nativo en la naturaleza. En forma de sales constituye el 0,2% de la corteza terrestre. Las fuentes principales de estroncio son los minerales celestina ó sulfato de estroncio (SrSO4) y estroncianita ó carbonato de estroncio (SrCO3). Se ha determinado su presencia en el Sol y las estrellas. También se encuentra en varios silicatos, aluminatos y cenizas de las algas, corales y conchas de los moluscos. Se haya en las hojas del té, en la caña de azúcar y el tabaco, así como en los huesos y tejidos de los animales.

celestina-montevives-e1560442028223.jpg

Muestra mineral de “Celestina” de Montevive.

España es el segundo productor mundial de celestina, después de México, y el único productor europeo. La explotación de estroncio en Granada se encuentra en los yacimientos de Montevive (celestina de gran riqueza: con leyes del 90-95%, es el yacimiento más importante de España y Europa) y Escúzar (con leyes de aproximadamente la mitad que en Montevive). La roca encajante es caliza laminada algal (estromatolitos), con una edad de depósito que se remonta a la era Tortoniense – Messiniense (Mioceno superior). La mineralización sedimentaria de estroncio se presenta formando dos bandas de dirección Este – Oeste y buzamiento entre 20 y 50º al Noroeste, separadas entre sí por una distancia de unos 5 kilómetros, pudiendo alcanzar espesores de hasta 20 metros.

52925193_2196390520399635_6982251211755916645_n

Cerro de Montevive (cara Oeste).

La génesis del yacimiento de Montevive se cree es de origen sedimentario, en régimen lacustre. La actividad minera conoció una etapa de explotación entre los años 1.941 y 1.944, con labores subterráneas a pequeña escala, por la urgente demanda de la industria alemana de explosivos. Tras un paréntesis (de más de 20 años), el yacimiento volvió a atraer el interés de empresas japonesas y alemanas, esta vez por las aplicaciones del mineral en la industria de la electrónica y la informática. A mediados de 2.009 se interrumpió la producción. La principal aplicación del estroncio es en los tubos de vacío para televisión, además de otras utilidades como en la pirotecnia, en aditivos para pinturas, en medicina (odontología), etc.

La celestina se presenta bajo dos formas diferentes: en forma de agregados cristalinos de tamaño microscópico, ó bien, formando geodas (rellenando pequeñas fisuras o diaclasas), donde se muestra en forma de cristales prismáticos o tabulares. Su color suele ser blanco, un blanco inmaculado con ligero tono azulado, pero puede aparecer con otros colores, que van del amarillo al marrón oscuro.

P1230323

Vista de Montevive y Sierra Nevada desde el camino “linde” entre Las Gabias y La Malahá.

El camino nos lleva hacia unas altas antenas repetidoras de telefonía, donde el camino se bifurca. Giramos a la izquierda. El camino, que en este tramo hace de linde entre los términos municipales de Las Gabias y La Malahá, crestea sobre la loma.

Tenemos a la izquierda, la cumbre del cerro de Montevive (con sus dos encinas) y justo a su pié, una gran explotación agraria (de 1.075.392 metros cuadrados, donde se cultivan gramíneas y algunos olivos y almendros) que ocupa una extensa hoya. A la derecha, la Cañada del Lazo. Desde el camino se divisan vistas panorámicas espectaculares, en 360°: los blancos caseríos de Granada capital y las poblaciones de su Área Metropolitana, la Comarca de la Vega de Granada (en toda su amplitud) y la del Temple, Sierra Nevada, Sierra de Huétor y Alfaguara, Sierra Elvira, Parapanda, El Hacho y la Sierra Gorda de Loja, las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, la Sierra de Pera y de los Guajares… en fin… toda una delicia para la vista…

juan_cabre_1_61e90236

El arqueólogo Juan Cabré Aguiló.

En las laderas de Montevive se conoce la existencia, en el pasado, de varias cuevas (la del Agua ó de la Higuerilla, en su cara Este; la Larga, en su cara Norte y la mina del Santo, en su cara Oeste, que fue visitada y dibujada por el arqueólogo Juan Cabré Aguiló (1.882 – 1.947) en el año 1.922, tras estudiar el cercano baptisterio – criptopórtico – romano de Las Gabias). El monje ermitaño y mártir cristiano, San Rogelio (siglo XI), se cree que estuvo viviendo retirado en una de ellas, antes de trasladarse a la sierra de Parapanda, en las cercanías de Illora (Cora de Ilbira), donde se le venera como patrón del pueblo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cerro de Montevive (cara Noroeste). Perrita “Muesli”.

Dejamos el camino y nos desviamos a la izquierda, bajando y rodeando, por su lindero Oeste, la gran finca de la hoya de la cara Norte de Montevive. El camino tiene en su inicio una fuerte bajada que después se suaviza y se hace sendero.

Cresteamos por la loma entre frondosos espartizales: a la izquierda (en dirección hacia Montevive) está el Barranco de la Higuera; a la derecha, está el Barranco de los Charcones.

Al acabar la bajada, giramos a la izquierda, atravesando el Barranco de la Higuera y seguimos por un sinuoso sendero, bordeando las plantaciones de gramíneas.

P1260223

Cerro de Montevive (cara Sur).

“El monte Montevides, símbolo emblemático y elevado en solitario en la llanura, … señorial en la Vega, alcanza una altura de 970 metros. En él está en explotación una mina de estroncio, metal que sirve para endurecer el acero que se usa en maquinaria. Se explota la mina y se exporta el estroncio al extranjero a través del puerto de Motril. La explotación minera está borrando la figura genuina de los dos picos en su cumbre, algo semejante en la distancia, a la mitra de un obispo, que lo coronaban. De cara a La Malahá, hay en el monte una cueva de origen semi-artificial y se ascendía a su interior por una galería labrada en la roca”. (“Presencia de la parroquia en la historia de Alhendín”, de José Amador Ros).

Nota: Se trataba de la mina del Santo, una cueva semiartificial, a la que se accedía por una galería en forma de cañón de unos 23 metros, con muchos peldaños, que daba acceso a una recámara de 3,45 metros, en roca viva. En sus paredes había talladas, a punta de punzón, unas figuras compuestas de una cabeza coronada, otras figuras incompletas y varios dibujos. (Actualmente el acceso a la cueva está cerrado por escombros de la mina).

P1260306

Era y ruinas del Cortijo “Casa Colorada”. De fondo, el Cerro Montevive (cara Sur).

Descendemos hasta enlazar con el Camino de La Malahá. En éste tramo, dejamos el término municipal de La Malahá y regresamos al de Alhendín, cuando ya tenemos a la vista las ruinas del gran Cortijo Casa Colorada.

Una banda de grajillas, revolotea y grita (“kieek – kieek”), entre las ruinas del cortijo, que utilizan como dormidero…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ruinas del Cortijo “Casa Colorada”.

Casa Colorada, situado cerca de la ladera de Levante de Montevive, debe su nombre a la almagra (tierra roja) que cubría exteriormente sus muros y paredes. Fue un cortijo de grandes proporciones, propiedad de la familia Ossuna. Era residencia familiar, pero, temporalmente daba cobijo a pastores, gañanes y segadores, que faenaban en los alrededores. Junto a los muros exteriores del cortijo había unas pilas-abrevaderos de piedra; aquí, el ganado encontraba un suministro vital de agua fresca, donde saciar la sed y refrescarse durante el Verano. El agua llegaba a las pilas procedente de un nacimiento situado a unos 150 metros, en la ladera de Montevive. Hoy en día, este antiguo cortijo, propiedad (en parte) del Ayuntamiento de Alhendín, es una ruina… donde aún quedan en pie algunos muros … y se conserva, en condiciones de uso, la gran era empedrada.

P1260772

Puente (en construcción) de la nueva autovía en el Barranco de la Tinajuela.

Comenzamos un descenso suave y ya divisamos, a lo lejos, la blanqueada silueta del casco urbano de Alhendín, en el que sobresale la esbelta torre de la Iglesia de la Inmaculada.

Llegamos a un cruce, donde vemos un poste del Gasoducto. Seguimos a la derecha y poco después llegamos a las obras de construcción del gran puente de la nueva autovía que va a salvar el Barranco de la Tinajuela. El Cerro del Juncarillo lo tenemos a la derecha del camino. Dejamos atrás la zona de obras y nos adentramos en las Urbanizaciones de El Arenal (a la izq.), La Masía y La Quinta (a la dcha.). Llegamos a una bifurcación y continuamos a la izquierda, por el Camino de La Malahá.

P1260775

Parque “Al-Hamdan”. El “refresco” de la pequeña “Muesli”.

Cruzamos el puente del arroyo de las Handas y nos desviamos a la derecha. Un bonito paseo, paralelo al arroyo, nos lleva hasta el Parque “Al-Hamdan”, donde cada año se celebra, en el mes de Agosto, la Feria por las Fiestas Patronales de San José; y éste año en particular (como todos los años acabados en 4 ó en 9) se van a celebrar la Feria por las Fiestas Grandes, en honor a su Patrona de la Villa, la Virgen de la Inmaculada Concepción.

P1260776

Subiendo hacia la Plaza de España – Alhendín.

Tras salir del Parque por su puerta lateral (a la calle Luis Cernuda), cruzamos el antiguo camino del Conchil / calle Federico García Lorca y subimos las empinadas escaleras que nos llevan de nuevo al edificio del Ayuntamiento y la Plaza de España, punto final de ésta bonita ruta circular en la que hemos podido ver y pasear por todas las caras de Montevive.

P.D.: Mi especial agradecimiento a Joaquín Alfredo Abras Santiago (Ayuntamiento de Alhendín) y a Demelsa Taboada Castaño (Biblioteca de Alhendín), por su cortesía, gentileza e inestimable colaboración en la elaboración de ésta Ruta.

IMG_20190825_165352 (1)

Plaza de España – Alhendín.

Ver datos de la ruta aquí>>>

Descargar track aquí>>>

Ver todas las fotos de la ruta aquí>>>

Anuncios

Un Paseo por el Valle de Lecrín

 

p1260103

Dúrcal (Granada), viernes, 12 de Abril de 2.019.

Iniciamos esta bonita Ruta Circular, en un lugar emblemático de Dúrcal: La Ermita de su Patrón, San Blas.

La relación del pueblo de Dúrcal con San Blas es centenaria y está plagada de “hechos milagrosos”. Posiblemente su origen viene de la época de la Rebelión de los Moriscos y en particular, de don Juan de Austria (1.545 – 1.578), gran devoto del Santo: abogado de los males de la garganta y patrón de los tejedores y zapateros.

fiestas_san_blas-1

San Blas, Patrón de Dúrcal

Blas de Sebaste, venerado como San Blas, fue un médico y Obispo de Sebaste, Armenia (actual Sivas, Turquía). Hizo vida de eremita en una cueva en el bosque del monte Argeus, que convirtió en su sede episcopal. Fue martirizado: torturado (colgado de un poste y lacerado con rastrillos de cardar) y decapitado, en la época del emperador romano Licinio (263 – 325), por Agrícola (gobernador de Capadocia) durante la última de las persecuciones a los cristianos, el 3 de Febrero del año 316.

Cada 3 de Febrero, día de celebración de la fiesta de San Blas, el pueblo de Dúrcal, baja en procesión la imagen de su Patrón, desde su Ermita hasta la Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción, acompañada de un enorme despliegue de fuegos artificiales (las “ruedas” son costeadas como mandas o como demostración de devoción). Los vecinos llevan cintas rojas (“espadales”) bendecidas y pasadas por la imagen del santo, para prevenir y curar los males de garganta. La imagen permanece en la Iglesia hasta la festividad de San José (19 de Marzo), en que regresa, en procesión, a su Ermita.

P1250272

Ermita de San Blas, Dúrcal

Antiguo dicho durqueño: “Todos los días comemos pan y cebolla y en el día de San Blas, una buena olla” (puchero de hinojos durqueño).

La Ermita se edificó en las afueras del pueblo. Su puerta principal está orientada hacia el lugar por donde pasaba el antiguo Camino Real, que conducía desde Granada capital a la Alpujarra y la Costa. A mediados del siglo XIX, reinando Isabel II, fue construida la nueva carretera que pasa por la parte de atrás de la Ermita. Pudo ser una rábita o ermita musulmana. En 1.992, cuando se reparaba un tabique de la Ermita, Trini (la Ermitaña) y su esposo, José “el Pauleño”, encontraron una vieja placa de cerámica que decía que la Ermita se terminó en 1.448. Tiene una nave, con bóveda de medio cañón y cúpula de media naranja, coronada por un lucernario. El Altar Mayor está presidido por la imagen policromada de San Blas. Un pequeño campanario rectangular está incrustado en la fachada. Una reja metálica rodea el perímetro exterior de la Ermita y junto a ella hay una antigua Cruz de piedra.

Fray Leopoldo de Alpandeire (1.864 – 1.956), cuando pasaba por Dúrcal, pidiendo limosna, siempre se detenía a orar en la Ermita de San Blas.

SAn blas Camarín

Camarín de la Ermita de San Blas, Dúrcal

Dejamos el casco urbano de Dúrcal, caminando por la calle Pensamiento, en dirección hacia los Baños Medicinales / Baños de Urquízar (situados a unos 3 kilómetros de distancia).

Al llegar bajo los viaductos de la autovía A-44 (autovía de Sierra Nevada-Costa Tropical: Bailén – La Gorgoracha), nos desviamos a la izquierda, por un camino de tierra, bajando, vadeando el arroyo y subiendo hacia el camino de servicio de la autovía.

P1250277

Viaductos de la autovía A-44

Las obras de éste tramo de la autovía (18’5 kilómetros, entre Alhendín y Dúrcal), iniciadas en Mayo de 1.998 fueron inauguradas el 2 de Marzo de 2.001, por el Ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos (1.947). El coste de las obras del tramo fue de 10.703 millones de pesetas. La autovía tiene 2 calzadas con 2 carriles para cada sentido de circulación, separados por una mediana de 14 metros. Este viaducto de la Cañada de la Pomma, tiene 2 estructuras paralelas, con 2 vigas cajón en cada tablero, de 40 metros de longitud en cada uno de los vanos (120 metros de longitud total) apoyadas los estribos en muros de suelo reforzado.

P1250282

“Hisn” de Dúrcal – Peñón de los Moros

A la derecha, coronando la Loma de San Antonio, se encuentran los restos del antiguo “hisn” de Dúrcal, conocido popularmente como “Peñón de los Moros”. Cuando Boabdil pasó por estas tierras camino de su destierro en Laujar de Andarax, esta fortaleza nazarí ya había sido demolida por Diego López Pacheco y Portocarrero, marqués de Villena (1.447 – 1.529).

P1250290

Tierras de secano – Almendros con allozas

Seguimos por un camino hormigonado, paralelo a la autovía, que hace de “carril de servicio”. Poco después, dejamos a la izquierda un paso inferior (de bóveda prefabricada) de la autovía, que se dirige hacia Dúrcal.

Subimos hasta la zona de la rotonda Dúrcal/Nigüelas (Salida 157). A la derecha, sobre la cumbre de las Lomas de Murchas, 6 molinos aerogeneradores, producen energía eólica. La tierra es de color rojizo intenso. Los frondosos almendros tienen ya allozas y a los olivos comienza a salirles la trama. Un cartel nos informa: “E-902 / A-44 – Lecrín, 2 / Motril, 35”.

P1250300

Poste del Sendero GR-7

Llegamos junto a un puentecito sobre la autovía, que lleva hacia Nigüelas. Seguimos recto, por un camino de tierra, donde enlazamos con el sendero GR-7, que cruza la península Ibérica (entre Andorra y Tarifa), como parte del sendero europeo E 4: Tarifa – Atenas.

En este largo “Paseo por el Valle de Lecrín”, vamos a transitar parcialmente por algunos tramos de éste sendero GR-7 (etapas Albuñuelas – Nigüelas y Nigüelas – Lanjarón). En el Valle de Lecrín, el GR-7 fue señalizado en 1.997 y recorre las poblaciones de Albuñuelas, Saleres, Restábal, Melegís, Murchas, Acequias y Nigüelas.

P1250303

Tierras rojizas y frondosos olivares

La ancha vereda va flanqueada a ambos lados por muretes de piedra. A la izquierda pasamos junto a una viña y, en la distancia, se ve el casco urbano de Nigüelas, recostada al pié del Cerro del Zahor (1.662 msnm), los tajos y el cañón del río Torrente y la “piramidal” silueta, cubierta de nieve, del Cerro del Caballo (el “pico tres mil” más occidental de Sierra Nevada: 3.011 msnm).

P1250306

Estación transformadora de energía

El camino comienza a subir, girando a la derecha, cuando pasamos junto a las instalaciones de la estación transformadora de energía eólica/eléctrica. Los aerogeneradores del Parque Eólico de Lecrín, situados en las Lomas de la Manteca (por la “suavidad” de las tierras de sus campos), de Murchas ó del Retamal, tienen 2.000 Kw de potencia, fueron instalados en el año 2.008, van montados sobre torres tubulares de 78 metros de altura y tienen un diámetro de rotor de 90 metros.

Poco después, dejamos a la derecha el camino que se dirige hacia los aerogeneradores; coronamos la subida y comenzamos a descender.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Panorámica de “Bajo” Valle de Lecrín

A la izquierda, ya se divisan las poblaciones de Mondújar y Talará. Poco después, lo hacen El Chite, Pinos del Valle, el pantano de Beznar, Melegís y Restábal, con toda la cuerda de montañas de la Sierra de los Guájares (coronada por el pico “truncado” del Giralda, 1.431 msnm) y la Ermita del Cristo del Zapato, coronando la cumbre del cerro Chinchirina.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Sendero GR-7 cresteando la loma

En una curva a la derecha, dejamos el camino, y nos desviamos a la izquierda, bajando por el trazado del sendero GR-7. El terreno está descarnado y pedregoso, por el “erosivo” paso de motos de trial, que literalmente: “destrozan el sendero”.

Bajamos, andando sobre la cresta de la loma. A la izquierda, se encuentra el “vertiginoso” cañón, socavado hace miles de años, por las aguas del río Torrente. Afrontamos, con mucha prudencia y cuidado un tramo muy pendiente y erosionado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La joven perrita “Muesli”: oteando el horizonte

Vemos parte del casco urbano de Murchas, tras una loma redondeada y abancalada, hacia donde nos dirigimos.

El sendero enlaza con un ancho camino, y seguimos descendiendo hasta el Canal de Lecrín y la cámara de agua de Murchas.

P1250331

Vista parcial de Murchas

El agua para riego procede de la Fuente Alta de Mondújar (una antigua galería subterránea, “hecha de cal y canto”, de 1 metro y medio de altura, discurre bajo el cauce del río Torrente y trae sus aguas hasta ésta zona alta de Murchas) y del Canal de Lecrín (que aporta aguas del río de la Laguna y del río Dúrcal, como compensación por la construcción del embalse de Béznar). Las tandas de riego o “dula” eran de 9 días y daban comienzo a las 6 de la mañana.

P1250341

Casco urbano de Murchas

La población de Murchas está situada sobre una terraza aluvial del río Torrente, en una zona abrigada. Su casco urbano es de moderno trazado, ya que tuvo de reconstruirse totalmente tras el Terremoto de la Nochebuena de 1.884 (con epicentro en Arenas, hoy Arenas del Rey e intensidad 10: máxima o destrucción total) que derribó en éste lugar el 90 % de las casas, causó 13 heridos y hubo que lamentar la muerte de 9 personas.

Bajamos hacia el casco urbano de Murchas, pasando junto a la Finca “La Berenguela” (a la izquierda). A la derecha, naranjos (con la flor de azahar y aún con frutos), limoneros y algún que otro aguacate.

P1250347

Llegamos a un cruce, junto a la señal de madera del “E-4 / GR-7 Nigüelas a 5,5 kilómetros” y seguimos a la derecha. Pasamos junto a la Panadería “Hijos de Francisco Roldán” y llegamos a la Plaza Arzobispo ó Plaza del Reloj. Ya vemos la torre de la Iglesia. Pasamos junto al pilar de un caño (con cabeza de león).

Un zigzagueo, a izquierda y derecha, nos lleva hasta la puerta de la Iglesia de San Juan Evangelista. El edificio quedó muy afectado por el terremoto y por un posterior incendio. Fue reconstruido con una sola nave (de 22 x 6 metros) con cubierta adintelada de yeso y tres entrantes (a modo de capillas). Del antiguo retablo mayor sólo quedan algunas estatuas de madera tallada y policromada (siglo XVII). La Parroquia se independizó de la de Melegís en 1.949.

P1250361

Iglesia de San Juan Evangelista – Murchas

Seguimos. Junto a la Iglesia hay una plazoleta soleada, muy visitada por ociosos gatos, donde antiguamente estaba ubicado el cementerio.

Al final de la corta calle, vemos un Cartel indicador :“Castillo de Lojuela” (hacia la derecha). A poco más de 1 kilómetro de Murchas, se encuentran las ruinas de éste antiguo castillo califal, situado a 601 msnm, en la cumbre de un acantilado que controla el paso del río Dúrcal. Tiene  planta poligonal y se extiende por la ladera Este-Sureste del acantilado. Aún conserva una torre fortificada y lienzos de murallas, escalonadas, adaptándose al relieve del terreno. Junto al castillo había una alquería (conocida como Lojuela, Aleuxa ó Leuxa) que quedó despoblada tras la expulsión de los Moriscos: tuvo 22 casas, mezquita, rábita, almazara, molino de pan, almadraba y horno de pan.

Murchas-1

Antiguo plano, a mano alzada, de Murchas

Seguimos a la izquierda y llegamos a la Calle del duque de Manda. Ésta calle debe su nombre a don Fermín de Lasala y Collado (1.830 – 1.917), duque consorte de Mandas y de Villanueva, Senador y Comisario Regio para coordinar la reedificación de los pueblos destruidos por el Terremoto.

P1250362

Vista desde el Mirador de Murchas

A la derecha, se nos abre, una preciosa vista panorámica… de las huertas de olorosos naranjos y limoneros… y de parte del casco urbano de Talará y de su Ermita del Santo Cristo.

Junto al pilar conocido como “El Chorrillo” y adosada a la pared hay una placa de mármol, conmemorativa de la destrucción de Murchas por el terremoto del 25 de diciembre de 1.884 y su reconstrucción en 1.886.

p1250367.jpg

Placa en “Recuerdo” del Terremoto

Vamos dejando el casco urbano de Murchas y una cosa me llama la atención: un cartel pegado en el tronco de un árbol, que anuncia la “Solemne Función Principal y despedida de la gloriosa imagen de Santa Lucía Mártir, Copatrona del pueblo y vega de Murchas”. Misa Festiva en la Iglesia de San Juan Evangelista, domingo 10 de marzo a las 18 horas “para que todos los devotos y hermanos puedan despedirse de la misma”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pasamos junto al Colegio Público Rural “El Azahar” (a la izquierda) y atravesamos el puente sobre el río Torrente (que en éste tramo baja ahora seco). Ya al otro lado del cauce del río, nos desviamos a la izquierda, dirigiéndonos hacia las instalaciones deportivas “Blas López Guerrero”.

Al llegar junto al campo de fútbol, nos desviamos a la derecha y comenzamos a subir una cuesta, hormigonada, que nos lleva al casco urbano de Talará

Nos acompañan en la subida, grandes pinos y eucaliptos, limoneros y naranjos.

P1260015

Vista de Murchas desde el camino de Talará

Al finalizar la subida, entramos en Talará. El camino nos ha llevado hasta la calle Torrente. A la derecha, la calle se dirige hacia el Parque Talará y la Ermita del Santo Cristo.

Seguimos a la izquierda y por un pasadizo de la Escuela de Adultos / Consultorio Local (ambos en el mismo edificio), accedemos a la calle Constitución, en el lugar donde comienza la carretera GR-3204 (que tras 31’81 kilómetros, finaliza en la cortijada guajareña de La Bernardilla, junto al cauce del río Guadalfeo).

Cruzamos por el paso de peatones y seguimos a la izquierda. En pocos metros llegamos a la calle Granada (la antigua carretera N-323, Bailén – Motril). La cruzamos por el paso de peatones y junto al Restaurante “Garvi”, seguimos por la acera, hacia la izquierda.

P1260038

Subimos suavemente, por la acera, pasando junto a la Estación de Servicio “Lemans” y dejando, al otro lado de la carretera, la “Venta de Natalio” (hoy pizzería y sucesora en el tiempo de la antigua “Venta de la Dolores”, conocida también como el “Ventorrillo de la Guapa”).

P1260042

Ruinas de las Termas Romanas de Feche

Al llegar a la calle Feche, nos desviamos a la derecha, y a unos pocos metros, junto a la acera izquierda, nos encontramos con una “Joya Arqueológica… dejada de la Mano de Dios”. Se trata de los restos de las Termas Romanas de Feche.

Fueron encontradas en la Primavera de 1.983. Al comenzar el desmonte de un solar, para construir una vivienda unifamiliar, aparecieron restos de estructuras y fragmentos de cerámica.

Se realizaron actuaciones arqueológicas, entre el 17 de Mayo y el 31 de Agosto de 1.983. Por el estudio de la cerámica (“terra sigilata”) se cree que este conjunto termal, pudo formar parte de una gran villa (privada) y fue utilizada, desde mediados del siglo I d.C. hasta el siglo IV ó V d.C.

Las estructuras visibles pertenecen a un “frigidarium” formado por una piscina de forma semicircular y unos 7 metros de diámetro, situada en un patio descubierto, al que desembocan otras habitaciones. Un pasillo superior conduce al horno, un gran “hipocaustum” con arcos, encima del cual se hallaría el “caldarium”.

Las Termas Romanas de Feche fueron catalogadas como “Bien de Interés Cultural” el 9 de Julio de 1.996. Las obras de arte y arqueológicas encontradas en este yacimiento, junto a una maqueta de las termas, se puede ver en el Museo Arqueológico de Granada.

chitetalara2

Mapa del marqués de Ensenada

Callejeamos entre Talará y Mondújar, en dirección Este: Avenida Europa, Andrés Segovia, Manuel de Falla y giramos a la izquierda al llegar a la calle Moraleda.

Subimos suavemente y la calle se hace plazoleta. A la derecha, hay un pilar adosado a la fachada de una casa, con un grifo y una inscripción, dedicada al Exmo. Sr. Capitán General (de la IX Región Militar) don Saturnino González Badía, por la instalación del agua potable en Mondújar, 22 de Diciembre de 1.952.

P1260056

Molino de Mondújar

Seguimos a la derecha, por la calle Encrucijada y en la calle Molino, pasamos junto al Molino de Aceite de Mondújar. Edificio del siglo XIX, de una sola nave (donde se encuentra la torre de prensado), con patio de trojes empedrado y cuadras para animales. Fue restaurado por el Ministerio de Fomento entre los años 2.003 y 2.005. Inaugurado el 1 de Abril de 2.007, con una exposición sobre artes decorativas. Hoy es Museo.

mondujar1

Mapa del marqués de Ensenada – Mondújar

Continuamos nuestro paseo y por la calle Aljibe llegamos junto a la Iglesia de San Juan Bautista. Edificio del siglo XVII de una sola nave, planta rectangular y cabecera plana, con cubierta de armadura mudéjar de limas moamares con almizate estrellado. Torre campanario de tres cuerpos. Sobre el cancel de la entrada, hay un pequeño coro. Tiene 2 accesos: uno al pie y otro en el muro de la Epístola, con vanos de medio punto, frontones curvados y adornos barrocos. Ocupa el solar que ocupaba la antigua mezquita.

P1260059

Iglesia de San Juan Bautista – Mondújar

El rey Boabdil visitó este lugar en tres ocasiones, entre Enero de 1.492 y el Verano de 1.493:

  • Cuando trasladó los restos de sus antepasados desde la Rauda de la Alhambra hasta la nueva Rauda Real de Mondújar.
  • Camino de sus nuevos dominios y residencia en Laujar de Andarax.
  • Para dar sepultura a los restos de su amada esposa, Moraima.

p1260070.jpg

De espaldas a la Iglesia, cerca del antiguo cementerio y encastrado sobre un muro, un azulejo fechado el 25 de Julio de 1.998, nos recuerda el 150 aniversario del nacimiento de su preclaro hijo, don Francisco de Paula Villa-Real y Valdivia (1.848 – 1.908).

Subimos hacia una zona de Parques: uno, para ocio y diversión (con una pérgola de madera, mesa ajedrez “al aire libre”, otra de ping-pong y hasta una tirolina); otro, de mascotas; un Parque Saludable “para mantener en forma cuerpo y mente” (Fundación Cajagranada) y, por último, uno infantil.

P1260122

Parque Infantil – Mondújar

Cruzamos, con mucha precaución, la Avenida Europa y seguimos hasta el Parque de la Memoria Histórica. Un monolito vertical nos da su testimonio: “En recuerdo de las víctimas y de los que sufrieron privaciones en defensa de la legalidad y de los principios democráticos”.

P1260125

Parque de la Memoria Histórica – Mondújar

Si echamos la vista atrás, vemos, a unos 600 metros al Este de Mondújar, sobre el cerro del Castillejo ó de la Mazmorra (coronado por una antigua cruz de hierro, instalada en su cumbre a principios del siglo XX), entre los barrancos de la Fuentezuela y del Castillo, los restos del Castillo de Zoraya (“Turayya”: las Pléyades), regalo del rey Muley Hazén (padre del rey Boabdil) a su segunda esposa (Isabel de Solís); declarado Monumento “Bien de Interés Cultural” el 29 de Junio de 1.985. Ya, en 1.555 se encontraba abandonado y en ruinas…

P1250427

“Árbol de los Pueblos de Lecrín”

Un poco más hacia delante, adornando la rotonda de la antigua carretera N-323, se encuentra el “Árbol de los Pueblos de Lecrín”, obra de Pilar Soto Solier, escultora, pintora y profesora de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Granada natural de Acequias.  Nota: además de ésta bonita y singular obra, adornan el Valle de Lecrín sus esculturas a “Zoraya” (en Talará), al “Abanderado” (en Pinos del Valle) y al “Arcabucero” (en Beznar).

P1260128

Escaleras de bajada a la acequia – Mondújar

Continuamos con nuestro Paseo: dejamos el Parque de la Memoria Histórica descendiendo unos peldaños de escalera y caminamos por la frondosa y olorosa vega de Mondújar… el camino va girando hacia la derecha.

Llegamos junto a la carretera N-323, que atravesamos, con mucha precaución. Subimos ligeramente, por el arcén izquierdo, hasta el Mirador del Torrente, con su pequeño jardín botánico y sus bancos y mesas de piedra.

Dejamos el Mirador, bajando por una escalera hasta el curso de una acequia, de cristalinas aguas nivales y continuamos, a la derecha, por el camino del acequiero. Es un grato placer, para todos los sentidos, el caminar junto a sus cantarinas aguas, disfrutando del bello paisaje que nos rodea…

P1260170

Viaductos de la autovía sobre el Torrente

Pero todo se acaba… y el camino de la acequia, también… Enlazamos con un camino que sube, paralelo al curso del río Torrente y que nos lleva a pasar bajo el viaducto de la autovía. Poco después llegamos junto a un tejar y fábrica de ladrillos (Cerámicas El Torrente S.L.), conocido como “La Calera”, está situado entre el barranco del Pleito y el río Torrente. Hornadas defectuosas de ladrillos cumplen su nueva función de muros de contención. Seguimos a la izquierda, pasando junto a las instalaciones de este antiguo tejar.

P1250448

Hornada defectuosa de ladrillos – La Calera

El camino está hormigonado. Subimos suavemente. Pasamos junto a preciosos cerezos en flor. A la derecha, vemos una casa en ruinas, con, lo que fue, un pilar adosado a su fachada.

La alberca de Canelo (un depósito de agua redondo, con su escalera), queda a la izquierda, junto a olorosos membrillos, que acaban de florecer. Llegamos junto al cruce, desde donde parte la carreterita que sube a Acequias: se acaba el camino hormigonado y continúa de tierra.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Panorama bajo el puente de Isabel II sobre el Torrente

Pasamos bajo el puente de la antigua carretera N-323 (obra de mediados del siglo XIX), que salva el curso del río Torrente.

Poco después, nos desviamos a la derecha, dejando el camino paralelo al curso del río Torrente y continuamos por un estrecho camino hormigonado junto a una pequeña acequia.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cerezo en flor, camino de Acequias

Llegamos a un cruce, donde nos desviamos a la derecha y comenzamos a subir la cuesta que nos lleva hasta Acequias.

Penetramos en su casco urbano por la calle Cuatro Vientos. Llegamos al cruce de la calle Real (con pilar adosado a la pared). A la derecha, la calle baja hacia la Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción, edificio del último tercio del siglo XVI, con planta rectangular (de 28’5 por 8’7 metros) y cabecera plana, atribuido a Ambrosio de Vico (1.555 – 1.623), maestro mayor de las obras de la catedral de Granada. Tiene armadura mudéjar de limas moamares con siete tirantes pareados y apeinazados con lazo de ocho y cuadrales simples sobre canes de acanto.

valle1_g

Mapa del Valle de Lecrín y la Costa granadina

Seguimos a la izquierda, hacia la plaza de la Constitución. Una vez en ella, a la derecha, sube una escalinata hasta el espacio sombreado de una gran pérgola con soportes de ladrillo. Un par de bancos nos proporcionan, un idóneo lugar de momentáneo descanso… mientras que un pilar plano y una pequeña fuente redonda, nos regalan el relajante sonido y el frescor de sus aguas, que descienden, sin prisa pero sin pausa, por el canalito de desagüe, hacia la escalinata…

P1250487

Pérgola – Plaza Constitución – Acequias

Dejamos el casco urbano de Acequias. Pasamos junto a los restos del Molino del pago del Olivón (situado a la derecha, al otro lado del muro de piedra que flanquea el camino), ejemplo del molino de torre para la obtención de aceite.

P1250489

Molino del Sevillano – Acequias

Poco después, llegamos frente al Molino del Sevillano (1.572). Tras la puerta y el muro que lo rodea, hay un patio empedrado que da acceso al edificio de dos plantas que alberga el molino (molturaba harina y es del tipo “cubo”). Tiene cubierta a dos aguas con teja árabe y armadura de par hilera reforzada con tirantes. Fue propiedad de la familia Blanes, familia burguesa de Acequias, dueña de las mejores tierras de cultivo de la población. Ha sido restaurado gracias al Programa “Raphael” de la Unión Europea, dedicado a la recuperación del Patrimonio a través del Proyecto “Aramis”: estudio, documentación y protección de molinos árabes y sistemas de irrigación en la cuenca mediterránea. Hoy es Museo y centro de estudios dedicado al agua.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La perrita “Muesli”. Camino de Acequias a Nigüelas

El camino rodea el muro exterior del Molino del Sevillano y nos lleva hasta un área recreativa y los restos del molino de rampa de las Alberquillas (en el que se molturaba harina), del que sólo se conservan los cárcavos y el cubo. El nombre de “las Alberquillas”, le viene de una serie de pequeños estanques que se utilizaban para tratar el lino y el esparto y que hoy cubre la vegetación.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Vista de Nigüelas y del Cerro del Zahor

El camino sube, suavemente, por el pago agrícola de Plúnez. Tenemos a la derecha, las laderas del Cerro Alto y a la izquierda, la hondonada del río Torrente y sobre el borde de la terraza aluvial: el casco urbano de Nigüelas, en el que destacan la torre de la Iglesia, los altos cipreses de los Jardines de Muller y en las laderas del Cerro del Zahor, un impresionante y espectacular accidente tectónico que separa el macizo de Sierra Nevada de la Depresión Dúrcal – Padul, el “Monumento Natural” de la Falla de Nigüelas.

P1250511

acequia de Acequias

Comenzamos a bajar. Dejamos el camino y seguimos a la derecha, junto a la acequia de Acequias, por el estrecho y sinuoso caminito de acequiero.

P1250516-PANO

Acequia de Acequias – Derrumbe y reconstrucción

Atravesamos el camino que sube desde Nigüelas hacia la Sierra y continuamos junto a la acequia. En esta zona hay un pequeño tramo “de vértigo” (unos 5 metros +-), donde un derrumbe del terreno y su posterior restauración (mediante bloques de hormigón) han reducido el caminito a su mínima expresión y hay que pasar, con muchísima precaución, apoyándose y agarrándose a las piedras de la ladera.

P1250521

Acequia en el límite del Parque Natural

La acequia y su inseparable compañero: el camino del acequiero, marcan el límite del “Parque Natural de Sierra Nevada”. Caminamos a la agradable sombra de grandes y frondosos pinos. A la vuelta de un angosto recodo, vemos a la derecha, la oscura boca de una mina de la acequia.

P1250540

Hotel Rural “Juan Valiente” y Molino Alto – Nigüelas

Poco después finaliza el sendero junto al cauce del río Torrente. Lo vadeamos y enlazamos con un camino que sube hacia la Sierra. Cruzamos un puentecillo sobre el río Torrente y el camino gira a la izquierda. Ya vemos, en la distancia, el edificio del Hotel Rural “Juan Valiente” (“Refugio de los Sentidos”) y el Molino Alto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Vadeando el río Torrente

Seguimos hacia la izquierda, para vadear, por última vez el Torrente y subir, suavemente, hacia el distribuidor de la acequia de Nigüelas. Estamos en el pago de Los Cahorros. El distribuidor de la acequia es una obra maestra de ingeniería hidráulica popular. Aquí tiene su inicio o su fin, según se mire, el Paseo de la Pavilla: un precioso sendero de acequiero, que discurriendo junto o sobre la acequia, en poco más de 1’5 kilómetros, nos va a llevar hasta el barrio nigüeleño de la Cruz y el partidor de aguas.

P1250550

Acequia de Nigüelas – Distribuidor

El Paseo de la Pavilla debe su nombre a una costumbre de inicios del siglo XX: las parejas paseaban, a la sombra de los abedules y al arrullo sonoro de las cristalinas aguas de la acequia, para “pelar la pava…”. Por lo que también es conocido como “Paseo de los Enamorados”.

P1250557

Paseo de la Pavilla – Nigüelas

Este encantador recorrido, salvando farallones verticales que cuelgan sobre los aterrazados bancales hortelanos, es una delicia para todos los sentidos… nos ayudan a ello las pasarelas con piso de rejilla de acero y las traviesas ancladas a las paredes calizas del acantilado rocoso por el que discurren, en algunos tramos horadando la montaña, las saltarinas aguas de la acequia (con una pendiente o inclinación media de +- un 7’5 %).

P1250586

Partidor de aguas (siglo XVI) – acequia de Nigüelas

Finalizamos nuestro “paseo”… por el “Paseo de la Pavilla” al llegar a su partidor de aguas: una antigua construcción de piedra (siglo XVI) con apariencia de aljibe, cubierta por una estructura abovedada y coronada por una cruz. En su interior se encuentran las presas de decantación y el desarenador. En este punto se dividen las aguas de la acequia para la vega de Nigüelas y para la vega de Dúrcal.

niguelas2

Nigüelas – Plano del marqués de la Ensenada

Llegamos a un cruce, donde, a la izquierda de la calle, hay un bonito pilar de 2 caños (dedicado “A la Banda de Música – Nigüelas – 1.980 / 2.003”). Recuerdo un antiguo dicho popular: “En Nigüelas, hasta los gatos saben de música “.

A la derecha, por la Avda. La Razuela, se va hacia el Monumento Natural “Falla de Nigüelas”, los miradores, las pistas deportivas, el campo de fútbol y el anfiteatro.

P1250590

Molino de “Las Laerillas” – Nigüelas

Seguimos a la izquierda, por la calle Partidor, Eras y mediada la calle Pasión, nos desviamos a la izquierda, por la calle Canalón.

Bajamos hasta la Almazara de “Las Laerillas” (situada a la izquierda). Antiguo molino de aceite (siglo XV) que estuvo funcionando hasta 1.942 y que hoy, es un museo único en la provincia de Granada, en el que puede verse el proceso completo de la producción tradicional del aceite de oliva.

155672068852378180682

Prensas de “viga y quintal” – Almazara de “Las Laerillas”

Donado al municipio en 1.987 por la Fundación de la Familia Zayas (“San Fernando Rey de España y San Francisco de Asís de la Casa Zayas Ossorio-Calvache”, creada por doña María Antonia Zayas Ossorio-Calvache (1.885 – 1.979) en su legado testamentario y constituida el 29 de Abril de 1.982).

Fue rehabilitado en el año 1.991 y restaurado el pasado año 2.015 y se encuentra en perfecto estado de conservación. Si tuviera que destacar sólo una cosa del amplio patrimonio cultural preindustrial que nos muestra la “Almazara de las Laerillas”, sería sin duda, el par de prensas de “viga y quintal”, dispuestas en paralelo, con más de 12 metros de longitud y unidas mediante pernos de madera y maromas de esparto: son espectaculares… en fin: La Almazara de las Laerillas, es “visita obligada” para disfrutar de este precioso legado de Nuestra Cultura.

P1250875

Iglesia de San Juan Bautista – Nigüelas

Llegamos a la gran Plaza de la Iglesia (tiene 1.140 metros cuadrados de superficie) con su vistoso empedrado de 1.947. La Plaza ha sido remodelada el pasado año 2.015, convirtiéndose en un espacio peatonal, con el programa ,”La Ciudad Amable”, impulsado por la Consejería de Fomento y Vivienda.

A la derecha, tenemos el pilar de la Farmacia (con 2 caños), adosado a un antiguo aljibe. Al frente, la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista, edificio del siglo XVI, construido poco antes de la Rebelión de los Moriscos. Incendiada durante la Rebelión: su armadura fue rehecha entre 1.580 y 1.582 y poco después, la torre y el coro. Tiene planta rectangular con una nave y capilla mayor separada por un arco triunfal de medio punto. La armadura del techo de la nave es de limas moamares (a los pies) y de par y nudillo (en la cabecera); mientras que la de la Capilla Mayor es ochavada, apeinazada, con almizate (con piña de mocárabes sin dorar) y las pechinas planas de lazo. La torre está situada en el lateral izquierdo de la cabecera; sus cuerpos están separados por molduras y las campanas están montadas en una estructura sencilla de dobles vanos. Tiene dos portadas: una a los pies y otra en el lateral derecho (que da a la Plaza), formadas por simples recuadros de piedra y arcos de medio punto.

P1250891

Nigüelas – Casa de la Cultura – Puerta “Berrio”

Continuamos nuestro camino, descendiendo hacia el Mercado de Abastos, dejando a la izquierda la Placeta Juan Miguel y pasando junto a “El Secreto del Olivo” (una antigua casa señorial del siglo XVII, reconvertida hoy en moderno alojamiento rural).

Un poco más abajo, llegamos a la placeta Trinidad, donde, a la izquierda, se encuentra el edificio del antiguo Ayuntamiento y, a la derecha, la Casa de la Cultura “Francisco Rodríguez Gutiérrez” (creador en 1.983 de la Escuela de Música “Valle de Lecrín” de Nigüelas).

El edificio de la Casa de la Cultura está especialmente diseñado para la música (el salón mudéjar tiene una magnífica acústica). La llamativa y preciosa puerta exterior tiene su historia: fue una donación al municipio por parte de la Familia Berrio y simboliza una etapa de la cultura granadina en Madrid cuyos orígenes nacen en Nigüelas. La puerta estuvo instalada en la entrada del Restaurante que Antonio Berrio (natural de Nigüelas) abrió en el número 10 de la madrileña calle San Marcos en 1.964.

Seguimos a la izquierda, por la calle Nueva y pasamos junto al Restaurante – Terraza “La Tasca”. Callejeando llegamos a la Huerta Müller (con sus preciosos jardines, que se pueden visitar: sólo hay que tocar la campana que hay en su puerta… y pagar una módica entrada) y después a la Casa María Antonia Zayas (Lainez) (siglos XVI – XVII y renovada hacia 1.860), que actualmente alberga las oficinas del Ayuntamiento.

P1250909

Portada Casa Zayas – Nigüelas

La Casa Zayas fue expropiada por el Ayuntamiento, el año 1.989, para rehabilitarla y destinarla a Casa Consistorial, dándole un uso administrativo y social. Costó tres años de obras y 120 millones de pesetas, aportados por la Consejería de Obras Públicas de la Junta de Andalucía.

En su origen, fue concebida como una finca señorial de recreo, con jardines ornamentales, huerta y un recinto amurallado que la aislaba del exterior.

Tras pasar un gran portón de madera, se accede a un patio empedrado, en el que hay varias piedras de molino. A la izquierda, se encontraban la bodega del aceite, una zona de cuadras y una nave de prensado. A la derecha, la entrada a la casa.

P1250961

Patio porticado Casa Zayas – Nigüelas

La casa está centrada en un patio porticado (en tres de sus lados), con una galería de pies derechos (de madera de pino de las Albuñuelas) sobre columnas toscanas (de mármol de Sierra Elvira). El centro del patio lo ocupa una esbelta fuente. La casa está amueblada con mobiliario procedente de la Exposición Universal de Sevilla 1.992 (Expo’92) y del granadino Palacio de Bibataubín.

P1250938

Casa Zayas – Nigüelas – Vista desde el “Jardín Romántico”

Una puerta, a la izquierda del patio de la casa, da acceso a los “Jardines Románticos”: una hermosa huerta – jardín, de estilo francés y trazado geométrico, con magnolios, diversas coníferas, falsas acacias, parterres de setos de boj y de arrayán y hasta un gran ejemplar de madroño. La frondosa vegetación está acompañada por fuentes y pilares de agua y un reloj solar vertical (en placa de mármol y fechado en 1.730).

P1250929

Casa Zayas – Nigüelas – “Jardines Románticos”

En el año 2.010, la Fundación Zayas, donó al municipio, una finca de 14.900 metros cuadrados, colindante a los “Jardines Románticos”, en la Haza de Melguizo, a cambio de la recalificación de unos terrenos. En esta zona se instaló el Auditorio “Serafín Hervás”.

P1250617

Abrevadero – Nigüelas

Dejamos el casco urbano de Nigüelas por la calle García Lorca. Giramos a la derecha y enlazamos, de nuevo, con el trazado del sendero GR-7.

Pasamos junto a un abrevadero para el ganado (a la izquierda del camino) y poco después llegamos a un cruce con  4 caminos. Seguimos por el que pasa a la derecha del gran depósito circular.

P1250623

Camino de Nigüelas a Dúrcal

En la distancia vemos el gran letrero luminoso de “Mercadona”, situado en el Polígono Industrial “La Melitona”.

El camino, siempre en suave bajada, nos ha conducido hasta la antigua carretera N-323. La cruzamos, con mucha precaución y seguimos, a la derecha, por la vía de servicio.

P1250637

Vía de servicio carretera N-323 – Dúrcal

En el primer camino a la izquierda, nos desviamos, bajando. El camino finaliza al llegar junto a una nave: continuamos a la derecha, por un estrecho sendero, paralelo a un ramal de acequia.

P1250642

Ganado cabrío pastando junto al ramal de la acequia

Enlazamos con un camino que nos lleva hasta el casco urbano de Dúrcal.

Finalizamos este bonito Paseo Circular, que nos ha llevado a recorrer seis poblaciones del Alto y el Bajo Valle de Lecrín, junto a la Ermita de San Blas y la fábrica de patatas fritas “Peñagallo”.

P1250645

Ermita de San Blas – Dúrcal


Datos de la ruta:

  • Recorrido: 18, 9 kms
  • Dificultad: Media.
  • Tiempo en movimiento: 4 h 32 min
  • Acumulado: 499 m subiendo y bajando.
  • Velocidad media en movimiento: 4,2 kms/h

Track y perfil de la ruta:

Captura de pantalla 2019-05-03 11.43.48

Descargar el track de la ruta aquí>>>


Ver todas las fotos de la ruta aquí>>>

 

 

 

Circular de las Aguas de Lanjarón

P1190230

Lanjarón se encuentra en un valle redondeado, recortado por agrestes y empinadas colinas; una extensa ladera asciende desde su casco urbano, hasta las alturas de la vertiente meridional de Sierra Nevada, coronadas en la zona, por el pico de El Caballo (3011 msnm). En medio de la ladera de la colina, conocida con el nombre de Bordaila, recortada por dos barrancos (el del Salado y el del río Lanjarón), que desembocan en el  pantano de Rules y en el río Guadalfeo, se extiende la población, cuasi en una sola calle, en dirección E. á O. con una plaza cuadrangular en su centro.

P1190118“Lanjarón, es el más acabado adorno del bordado de flores, el precioso fleco o el caprichoso encaje del Valle de la Alegría; su último prendido, donde la coquetona naturaleza puso todo el mayor esmero, así como aquellas arrebatadoras mujeres, que, al terminar su vistoso tocado, colocan una flor encantadora entre las ondas de sus cabellos, o un descuidado lazo en un pliegue caprichoso de su falda. Lanjarón es el canastillo dorado donde una beldad artística coloca entremezcladas flores celestiales, de delicadísimas hojas, y frutas variadas de salutíferos aromas; Lanjarón es en fin la hermosa garganta que eslabona un cuerpo de admirables v voluptuosas formas, con una cabeza soberbia, escultórica, monumental. Es el enlace del Valle de Lecrín con Sierra Nevada”. (A.R. – “La Villa de Lanjarón” – El Defensor de Granada – jueves, 11 de agosto de 1904).

P1190235

Eran alrededor de las 9 de la mañana, cuando estábamos aparcando nuestro coche en el espacioso parking de la Puerta de la Alpujarra, o lo que es lo mismo, la Puerta de Lanjarón.

Un día claro y soleado, con viento fresco, soplando intermitentemente; los amplios jardines allí existentes con un hermoso mirador hacia los encajonados valles del Salado y del río Lanjarón, y como telón de fondo, hacia el Sur (de derecha a izquierda) la Sierra de los Guájares, la Sierra de Lújar (1878 msnm) y las primeras estribaciones de la Contraviesa, con el Cerro Salchicha (1545 msnm); y sobre la línea del brumoso horizonte, el mar Mediterráneo, hacían presagiar una sensacional mañana de senderismo.

Botas bien dispuestas, bastones ajustados y mochila al hombro, para iniciar estar ruta circular que hemos denominado “de las Aguas de Lanjarón”, ya que, desde sus primeros metros de recorrido, nos acompaña el sonido y la presencia del agua mostrada por doquier, en frecuentes y generosos pilares y fuentes, de fresca y deliciosa agua, así como caudalosas acequias que nacieron “de careo” y se convierten en “de riego”, y que bajan, cantarinas y veloces, desde las altas cumbres de Sierra Nevada, que apenas vemos asomarse a nuestra izquierda, hacia el Noreste.

Antes de nada, hay que visitar el amplio mirador allí existente para ir situándonos y ver desde arriba la zona hacia la que en primer lugar nos vamos a dirigir: el castillo.

P1190377

Mirador de los Héroes

Pasamos junto al Mirador de los Héroes, que con su monolito y sus tres viejos olivos centenarios allí situados, rinde homenaje y memoria (desde junio de 2017) a los tres “cañoneros” que dejaron su vida, en un desgraciado suceso, acaecido en la víspera de las Fiestas de San Juan de 2016.

Dejamos el paseo junto al jardín, girando a la derecha, para tomar un carril que luego se convierte en sendero y que baja zigzagueante entre espectaculares eucaliptos hasta el cauce del arroyo Salado, superamos el barranco y por un cómodo carril que sube sin brusquedad llegamos al entorno de El Castillo, que fué testigo de diferentes hechos ocurridos en la pasada historia de Lanjarón.

Con silencio reverente recorremos sus restauradas ruinas, mirando acongojados el “Tajo del Negro”, precipicio por el que, en su día, el Alcaide Negro del castillo, prefirió despeñarse antes que rendirse y entregarlo al rey Fernando El Católico, cuando en el  año 1500 y no sin esfuerzo lo conquistó, tras la primera rebelión de sus súbditos musulmanes.

Abandonamos el castillo, girando a la derecha, subiendo, cruzando la Variante, y entrando en el casco urbano de Lanjarón, por la Calle Castillo.

P1190305.JPG

Placeta de Santa Ana

Nos aprestamos a callejear, a perdernos por estrechas y retorcidas calles, blancas de cal, tapizadas de floridas macetas, de todos los tipos y colores, en las que el rumor del agua, que mana de multitud de pilares y fuentes generosas en rica y fresca agua que no dejamos de saborear y paladear extasiados.

Pasamos junto a la Iglesia Parroquial de la Encarnación (siglo XVI) y llegamos hasta la Plaza de la Constitución.

En su centro se encuentra el grupo escultórico “Fuente Viva”: sus esculturas alegorizan sobre la vida, que efímeramente pasa de la juventud a la vejez, algo que nos hace pensar en lo importante que es vivir todas las etapas de la vida con la mayor dignidad posible.

P1190338.JPG

Plaza de la Constitución y “Fuente Viva”

Después de un breve respiro para disfrutar de la plaza y terminar de degustar los ricos churros artesanales con los que nos hemos obsequiado, nos adentramos de lleno en el Barrio Hondillo.

De nuevo calles estrechas, fachadas y balcones tapizados de flores, tinaos, hornacinas y bulliciosos vecinos que alegres, nos saludan educadamente al pasar.

P1190354.JPG

La Placetilla del Barrio Hondillo

Giramos a la izquierda y comenzamos a subir por la Calle Sol, para ir abandonando poco a poco el casco urbano, por la Calle Piedra del Castaño.

Ha llegado el momento de caminar por el monte, entre grandes castaños, enormes higueras y frondosos almeces, que espléndidos, forman un sombreado túnel verde que agradecemos profundamente.

Seguimos cogiendo altura dirección Norte, para poco después, entrar de lleno en el valle del río Lanjarón que comenzamos a superar por su ladera derecha.

El río apenas se ve, oculto en espesa vegetación, pero si lo adivinamos gracias al bronco sonido que producen la caída de sus bravas aguas.

P1190427

Acequia del Aceituno

Espectaculares castaños, unos en pleno apogeo, otros testigos simplemente del pasado, mostrando troncos retorcidos y requemados, restos honrosos de un pasado mejor, mortálmente heridos por el gran fuego sufrido en este barranco gracias al mal hacer de los humanos. Poco a poco, y con el pasar del tiempo parece como si el paisaje se fuera recuperando.

Después de una fuerte subida en “escaleruela trazada por jumento”, llegamos hasta una acequia de riego, la del Aceituno, y algo más arriba, a la gran Alberca del Aceituno, que regula sus aguas.

Todo esto es un rico espacio, verde, frondoso y sombreado en el que la vegetación, se da la mano del agua, mostrándonos una vez más eso de que “el agua es vida”.

P1190171

Área Recreativa “Huerta de las Monjas”

Volvemos sobre nuestros pasos, dejamos la alberca y recuperamos el sendero que traíamos y que sigue subiendo, serpenteantemente encabezonado en coger altura.

Pronto llegamos a un carril “hormigonado y rallado”, que continúa en fuerte subida y repetidas curvas, para desviarnos a la derecha por un sendero que con unas cómodas escaleras asciende hasta un amplio llano que tiene gigantescos castaños y fuertes mesas de piedra.

Estamos en el Área Recreativa Huerta de las Monjas, paraje ideal para descansar a la sombra de los castaños y del frescor de las aguas que generosamente ofrece la “Fuente Fresca”, que se constituye en una auténtica delicia en este día de mediados de agosto en el que el sol, como no podía ser de otra forma, aprieta de lo lindo.

Hablemos un poco de las acequias “de careo”. Constituyen un sistema tradicional de recarga de los acuíferos. Son construcciones típicas de La Alpujarra, cuya finalidad es guiar el agua del deshielo desde las cumbres de Sierra Nevada hasta los caladeros, donde el agua se filtra. El objetivo es que esta agua infiltrada, vuelva a aflorar ladera abajo, originando una fuente que, a su vez, puede dar lugar a una acequia tradicional de riego, o servir para el abastecimiento humano.

La acequia “de careo” se construye con forma de artesa, normalmente mediante surco en el suelo, impermeabilizado con launa, con poca pendiente (un 2 o 3%), para evitar pérdidas de caudal. La acequia dirige el agua hacia lugares especialmente permeables, susceptibles de almacenarla (como simas y caladeros).

P1190158

Acequia “de careo”

Recuperado el aliento, después de la fuerte subida, reconfortados e hidratados, por la fresca agua de la fuente, salimos del lugar por un sendero que arranca a la izquierda de la fuente y que de nuevo nos lleva hasta el carril (ahora de tierra), que asciende a los depósitos municipales de abastecimiento del pueblo de Lanjarón.

Antes de llegar a ellos, abandonamos el carril por un sendero que parte hacia la izquierda y que sube hasta llegar a una hermosa acequia de careo, la Acequia Cecarta y que nos disponemos a seguir ahora en sentido descendente.

Hemos llegado al punto más extremo de nuestro recorrido, se acaba la subida, toca caminar ahora de vuelta junto a la acequia, andando cómodamente por la vereda del acequiero, insigne servidor de la acequia que procura su buen funcionamiento y su justo uso por los agricultores.

P1190646

Acequia de Cecarta

El regreso es un placer. La acequia a nuestra derecha. Un cómodo y buen sendero nos va trayendo de vuelta hacia Lanjarón entre castaños, higueras y almeces.

P1190453

De vez en cuando las zarzamoras nos deleitan con sus frutos, y es que hemos tenido la suerte de venir en la época adecuada.

Huertos bien cuidados, casillas de aperos y hermosas vistas, es lo que nos acompaña.

Un cartel sobre una alpujarreña construcción nos hace esbozar una amplia sonrisa al leer eso de “Vergel de la Jaza de mi Mujer”. ¡Qué bien dicho y con tan pocas palabras!

P1190651

Pilar de Fuente Capilla

Seguimos en descenso,  unas veces pronunciado, otras suave, cerrando el círculo de vuelta hasta Lanjarón al que accedemos junto al Campo de Fútbol Municipal.

Las primeras casas están al alcance de la mano, pero antes tenemos un momento de éxtasis: el encuentro con la Fuente Capilla, con unas aguas frescas y de un sabor especial. Son muy ricas en ácido carbónico; contienen hierro en gran cantidad; su sabor es picante y excitan poco el estómago. Se las usa con gran éxito en las gastralgias y dispepsias de los sujetos, cuya sangre se encuentra empobrecida.

Han sido montones de fuentes y pilares, pero todos los senderistas estamos de acuerdo en que ésta es la mejor, así que nos confabulamos en asignarle nuestro mayor beneplácito y la máxima puntuación en este divertido ranking de “cata de agua”, que animosamente nos hemos traído desde el inicio de la ruta.

Pilar de las Calenturas

Sin más, bajamos hasta la calle principal de Lanjarón, junto al Pilar de las Calenturas, situado en una esquina de la calle Huelva, en su confluencia con la Avenida de la Alpujarra, y justo al lado del garaje del Hotel Miramar: “El remanso del aire / bajo la rama del eco. / El remanso del agua / bajo fronda de luceros. / El remanso de tu boca / bajo espesura de besos. / (F. García Lorca)”.

Cerramos el círculo disfrutando relajadamente de los últimos metros del recorrido, paseando entre puestos de venta callejera “a pié de casa”, así como comercios típicos, que ofrecen al paseante: miel, dulces alpujarreños, sombreros y canastos de mimbre, entre otras muchas cosas…

P1190329

Contemplamos a los “agüistas” que tranquilamente han venido a curarse con las propiedades de las medicinales aguas y que ahora vemos tranquilamente sentados a las puertas de los hoteles a la espera del almuerzo.

P1190252

Sin dejar de beber agua en los pilarillos que nos vamos encontrando, pasamos frente al balneario de Lanjarón y curvando a la izquierda junto al barranco del Salado llegamos de vuelta a nuestro punto de inicio y final, plenamente satisfechos del recorrido de la jornada.

Datos de la ruta:

  • Senderistas: 3 y la perrita Balto.
  • Recorrido: 13,23 kms.
  • Itinerario: Parking de la Puerta de la Alpujarra – Mirador de los Héroes – Barranco Salado – Castíllo – Callejeo por Lanjarón hasta Barrio Hondillo – Sendero Acequia Aceituno Cecarta – Acequia del Aceituno – Balsa del Aceituno – Área Recreativa Haza de las Monjas – Acequia Cecarta – Fuente Capilla – Callejeo por Lanjarón hasta el balneario – Puerta de la Alpujarra.
  • Tiempo en movimiento: 4 h 14 min
  • Acumulado: 401 m subiendo; 389 m bajando.
  • Velocidad media: 3 kms.

Ver Track y perfil de ruta. Descarga aquí>>>

Captura de pantalla 2018-08-20 11.53.10

Ver todas las fotos de la ruta aquí>>>

Valle de Lecrín: Béznar-Mondújar-Talará-Chite-Béznar.

PC100217.JPGCaminar por el Valle de Lecrín, lo hagas cuando lo hagas siempre tiene su recompensa en forma de color, de olor y de sabor, además lo más probable es que disfrutes de una temperatura muy agradable, gracias a ese clima subtropical que tiene, debido a su cercanía a la costa de Motril, la Costa del Sol.

Aunque hoy ha sido un día raro, dentro de lo que cabe, no es que hacía frío, a pesar de encontrarnos en Diciembre, sino que hemos sentido en nuestra piel unas ráfagas de viento, contínuas, de cara, que ponían su puntito de dificultad al hecho de echar un paso al frente.

Iniciamos la andadura desde Beznar, junto a la puerta de la Iglesia gótico-mudéjar de Santa María la Mayor, ese pueblo del valle que crece adormilado a lo largo de la carretera nacional N-323a (hoy, calle Real), para tras pasar junto al antiguo pósito de grano, acercarnos hasta la Ermita de San Antón (antigua rábita morisca) cuya puerta permanece custodiada por la estatua del gigantesco Arcabucero que vigila la entrada y salida del pueblo, una auténtica imagen simbólica de las trifulcas sufridas durante la sublevación de los moriscos y que representa a la Hermandad de Mosqueteros y Arcabuceros del Santísimo.

PC100188.JPG

Escopetero de la Hermandad de San Antón, guardando la entrada Este de Béznar. Al fondo Pinos del Valle y el Cerro Chinchirilla con la Ermita del Cristo del Zapato

Volvemos sobre nuestros pasos para, por la Calle de la Parra primero y de las Pilas, después, subir hasta la antigua fuente-lavadero del Barrio del Fuerte, conocida popularmente como “El Chorreón”,  otra reliquia del pasado que permanece perfectamente conservado y que tiene un caudal de agua pura y cristalina, bastante considerable, procedente del Barranco Calavera. Este agua, canalizada por viejas acequias sirve para regar los fértiles huertos recargados de naranjos, limoneros y mondarinos, todos ellos protegidos por viejísimos olivos, que protegen con sus frondosas ramas a los frutales de heladas y hostiles vientos.

PC100195.JPG

Fuente-Lavadero del Chorreón, perfectamente conservado

Toca subir ahora en pendientes rampas, entre los omnipresentes naranjos, teniendo a nuestra izquierda el Barranco Calavera, hasta llegar a la autovía A-44 que cruzamos por un túnel y de esa forma acceder a la antigua carretera (de servicio mientras se realizaban las obras de construcción de la autovía), hoy prácticamente abandonada. Seguimos subiendo ahora dirección norte, para pronto girar a la derecha abandonando la carretera que traíamos y penetrando en el Parque Natural Sierra Nevada, por un sendero entre pinos, que sube y luego girando a la izquierda tomar el carril de la Sierra, que ya en descenso, nos lleva, saliendo del Parque Natural, hacia el cementerio de Talará (que dejamos a la izquierda) y tras pasar bajo la autovía por un túnel, desviarnos a la derecha por la vía de servicio que nos permite ir acercándonos poco a poco hasta Mondújar, para una vez allí rodear su gran iglesia parroquial de la Encarnación.

Callejeamos un poco por Mondújar, para conectar con el vecino pueblo de Talará. Estas dos localidades están totalmente unidas, siendo muy difícil el saber dónde empieza una y dónde acaba la otra.

PC100201.JPG

Iglesia Parroquial de Talará

Giramos dirección sur, por Talará, para pasar junto al Ayuntamiento de Lecrín y su iglesia parroquial de la Inmaculada Concepción, que nos saluda con repique de campanas. Bebemos un trago de agua del pilarillo que está adosado al murete del jardín de la Iglesia y salimos del pueblo, por el antiguo Camino de Chite, que también llevaba hasta Pinos del Valle antes de que se construyera la barrera que supone el actual Embalse de Béznar.

PC100207.JPG

Iglesia de Chite

De vuelta al monótono y colorido paisaje de naranjos, limoneros y mondarinos, entremezclados con olivos, empezando el retorno, primero en llano y luego en fuerte descenso que nos lleva directos primero hacia la pequeña localidad de Chite y posteriormente hasta las inmediaciones del borde del pantano.

PC100216.JPG

Embalse de Béznar con Pinos del Valle al fondo.

Seguimos descendiendo, ahora entre almendros, para cerca de El Castillejo, emplazamiento del hoy derruido castillo de Chite y en un brusco giro del camino acceder directamente hasta el fondo del Barranco de Chite, en donde está uno de los grandes entrantes del embalse. Superamos bajo un denso cañaveral, el limpio cauce que va por el lecho del barranco y emprendemos la subida por la ladera contraria para ir acercándonos paulatinamente de vuelta a Béznar, no sin antes pasar previamente por el área recreativa en donde está enclavada la Ermita de la Virgen del Carmen, un lugar magnífico para pasar una buena jornada al aire libre, ya que dispone de servicios, barbacoas, mesas y sobre todo un privilegiado entorno. Hace dos años (en 2015), por primera vez en su historia, la imagen de la Virgen de Carmen, fue llevada en procesión por las aguas del embalse, montada sobre un barco y acompañada de piraguas.

PC100218.JPG

Ermita de la Virgen del Carmen y área recreativa

Seguimos ahora la Colada del Barrio Bajo, que sale junto a la ermita, para, de nuevo entre naranjos, ir acercándonos hasta Béznar, dando así por terminada esta ruta, que creemos no dejará indiferente a nadie.

PC100208.JPG

Datos de la ruta:

  • Recorrido: Circular, 10,63 kms.
  • Dificultad: Fácil, tanto por el trazado que discurre por senderos en muy bien estado y carriles.
  • Tiempo en movimiento: 3 h 7 min
  • Acumulado: 351 m subiendo.

Track y perfil de la ruta:Captura de pantalla 2017-12-10 18.58.08.png

Descargar el track de la ruta aquí>>>

Ver todas las fotos de la ruta aquí>>>

 

Vélez Benaudalla: Castillo de los Ulloa – Iglesia Ntra. Sra. del Rosario – Jardín Nazarí – Sendero Cámara del Agua

Wallis Banu Abd-Allah (Valle del Hijo del Siervo de Dios), hoy Vélez Benadudalla, era en la época de Boabdil una pequeña alquería rural, que ocupaba un estrecho valle entre las laderas de la Sierra de Lújar y el curso del río Guadalfeo. Estaba situada a los pies de un promontorio rocoso dominado por una torre de defensa, con un entramado de calles estrechas, angostas e irregulares, a veces sin salida; con algunos adarves, placetas y callejones; una pequeña mezquita y una bella huerta-jardín. Sus habitantes se dedicaban a la agricultura y en menor media a la ganadería y a la minería.

P1090700

Vista del casco urbano de Vélez Benaudalla desde el mirador de la calle Finados

En ésta bonita ruta circular vamos a conocer su casco urbano, la margen del río Guadalfeo y las lomas al otro lado del río. La ruta tiene su inicio y final en la Plaza de la Constitución de Vélez Benaudalla, junto al edificio del Ayuntamiento y la Iglesia Parroquial Nuestra Señora del Rosario.

La ruta tiene dos tramos circulares que se entrecruzan en el punto de inicio/final de la ruta. El primer tramo nos lleva a conocer el casco antiguo de Vélez Benaudalla, en especial el Castillo de los Ulloa, el Paseo del Nacimiento y la Iglesia Parroquial Nuestra Señora del Rosario. El segundo tramo nos lleva a conocer el Jardín Nazarí, el Sendero de la Cámara del Agua, el Área Recreativa de la Explanación y el curso del río Guadalfeo a su paso por ésta localidad.

El itinerio de la ruta es el siguiente:

  • Primer tramo:

Salimos de la Plaza de la Constitución, en dirección hacia Motril, por la antigua carretera N-323, hoy calle Federico García Lorca. Pasada la antigua casa del marqués y el Bar Los Ángeles, nos desviamos a la izquierda, por el tinao de la calle Nueva (con un cartel en la parte superior que indica: El Molino).

Nos adentramos en el barrio más antiguo: su pasado árabe nos transmite el sabor inconfundible de la Garnatha Nazarí.

Subimos la estrecha calle Nueva para pasar por un segundo y bajito tinao y girar a la izquierda por la calle Real. Casas encaladas, con coloridas macetas que adornan ventanas y balcones, dan un contraste de sabor tradicional.

Dejamos la zona de falso llano de la calle Real para desviarnos a la derecha, por la calle Finados, subiendo la Escalerilla de los Muertos: lugar por donde transcurrían los cortejos fúnebres desde la Iglesia hasta el cementerio.

Los suelos están pavimentados con travertino de la localidad y con empedrados granadinos, en la zona central de la estrecha calle.

Dejamos a la izquierda el Poyo de los Muertos, donde tradicionalmente se colocaba el féretro para hacer un descanso en la larga subida a hombros hasta su destino final. Poco después, a la derecha, se abre una pequeña plazoleta – mirador. Vamos cogiendo altura y las vistas van cambiando.

En el cruce con la calle Los Claveles, nos desviamos a la izquierda, subiendo, y poco después llegamos junto al Castillo.

P1090708

Vista del Castillo de los Ulloa

Acontecida la conquista del reino de Granada, Vélez de Benaudalla y otras tierras en Almuñécar y Los Guajares, fueron entregadas por parte de los Reyes Católicos a Don Rodrigo Fernández de Ulloa, Contador mayor de Castilla y Secretario de la Reina, por los servicios prestados durante la Guerra.

En 1494 Don Rodrigo Fernández de Ulloa, cedió la Villa de Velez-Benaudalla, a su hijo Don Juan de Ulloa, alcaide de Almuñecar, como Señor de la Villa, que reconstruyó el castillo entre 1494 y 1523, sobre los restos de la antigua torre de defensa nazarí.

El Castillo de Vélez Benaudalla (torreón o baluarte) es un edificio de planta heptagonal irregular, que ocupa unos 240 m2 de superficie, cimentado sobre la roca natural. Debido a lo irregular del terreno, su altura varía entre 10 y 15 metros. Tiene dos plantas y una terraza superior y su interior consta de 2 salas, con cubiertas de bóveda de cañón. Con muros almenados de 2 metros de espesor, contaba con vanos (mayores en sus fachadas menos accesibles) como sistema de defensa.

El Castillo quedó muy deteriorado durante los avatares de la Guerra de los moriscos, finalmente expulsados en 1570. Fue utilizado como fortín por el ejército invasor francés a principios del siglo XIX. El tiempo y el abandono hizo que quedara en estado ruinoso.

El Ayuntamiento de Vélez de Benaudalla lo compró en 1991 y comenzó su restauración con la ayuda de varias Escuelas Taller. Declarado Bien de Interés Cultural en 1994. En el año 2003 se abrió al público como Centro de Interpretación del Patrimonio.

Tras disfrutar de las espléndidas vistas que nos ofrecen los miradores del Rabiblanco (a la izquierda del Castillo) y del Castillo (a la derecha), podemos hacer una visita al antiguo Castillo de los Ulloa.

Luego de la visita, continuamos con el itinerario de nuestra ruta, bajando por la calle Almendros, en escalerillas zigzagueantes, hasta enlazar con la calle Parradas, donde seguimos a la derecha, por terreno llano.

Poco después, cruzamos la Cuesta de los Cubos y llegamos al Paseo del Nacimiento: un hermoso camino, rodeado de vegetación, donde se localizan dos manantiales, cuyas aguas son conducidas por todo el municipio a través de acequias de regadío hasta llegar a los antiguos molinos harineros, al Jardín Nazarí y, en forma de cascada, desembocar el sobrante en el cauce del río Guadalfeo.

Pasada la Poza Chica (espacio circular donde llegan parte de las aguas del Nacimiento), seguimos por el paseo, junto a la acequia, bajo una pérgola de agradables y coloreadas bignonias, hacia la zona focal del Nacimiento.P1070514

Aguas carbonatadas, casi termales, que manan a una temperatura de 19 º C. bajan por una cascada desde el manantial de Fuente Nueva, y forman una poza seminatural, en la que aparecen otras surgencias, que manan directamente desde el subsuelo, y dan nombre a este paraje: El Nacimiento.

Culandrillos, berros, algunos helechos y flores de la viuda (con atractivas y bonitas flores azuladas), crecen en las rocas junto a la cascada de agua.

El rumor cantarino del agua, adormece el alma… pero hemos de seguir nuestra ruta.
Junto al Mesón Nacimiento, parten viejas canalizaciones que bajan por la calle Alambique. Seguimos su curso, pasando junto a unos primitivos y rústicos lavaderos de piedra, situados sobre el borde de la acequia, lugar donde antiguamente las mujeres acudían para hacer la colada.

Llegamos a la antigua carretera N-323, junto al Pilar de la Venta: un pilar de piedra, adosado a la pared de la casa que hace esquina y que está decorado con azulejos de Fajalauza, una de las cerámicas típicas de Granada.

Seguimos a la izquierda, por la acera. En esta parte final del primer tramo, la antigua carretera es hoy la calle Mariana Pineda. Pasamos, sucesivamente, junto al pequeño Parque El Molino de los Cubos, el Centro de Juventud, el Centro de Día/Hogar del Pensionista (antigua casa de Peones Camineros, ampliada), y la tienda de Roscos y Pestiños “Conchita”, para finalmente, acabar este primer tramo, llegando de nuevo a la Plaza de la Constitución, donde la Iglesia se merece una visita.

La actual Iglesia Parroquial de Nuestra Señora del Rosario, es una construcción de estilo Neoclásico, obra supervisada por el arquitecto de Mayor de Madrid, Ventura Rodríguez, reinando en España Carlos III y finalizada en 1784. Podemos encontrar en ella retablos de gran belleza, entre los que destaca una Inmaculada atribuida a Pedro Anastasio Bocanegra. Está calificada como Monumento Histórico Artístico desde 1982.

P1090770

Vista de la Iglesia Ntra.Sra. del Rosario y el Castillo de los Ulloa, al fondo

  • Segundo tramo:

Salimos de la Plaza de la Constitución, bajando, junto al edificio del Ayuntamiento, por la calle Mártires. Poco después nos desviamos a la derecha, por la calle Galera e inmediatamente después, a la izquierda hacia la Placetilla, con sus siempre floreadas pérgolas y sus dos pilares de agua fresquita. Tras pasear por la Placetilla, llegamos al Jardín Nazarí y al Molino de San José.

P1090779

Fachada del edificio de entrada al Jardín Nazarí

El Jardín Nazarí fué una finca de recreo, pero de explotación agrícola. Los jardines del Al-Andalus eran un “Jardín de los Sentidos” y fueron diseñados para aportar al ser humano cinco grandes beneficios: Espiritual (ya que el jardín es la visión terrenal del paraíso), Estético (paisaje estimulante de todos los sentidos, e ideal para inspirar la creación artística), Psicológico ( su ambiente invita a la relajación, contemplación y el descanso), Botánico (lugar idóneo para procrear y aclimatar especies traídas de la tierras lejanas) y Alimenticio (el huerto, como parte imprescindible de un jardín nazarí, era la zona donde crecían productos hortícolas, plantas aromáticas, arboles frutales, etc.).

El Jardín Nazarí de Vélez Benaudalla es considerado el segundo más importante después del Generalife. Su elemento más característico es el “Jardín Vertical”: forma parte del tajo, que desde la planicie se despeña hasta el margen del río Guadalfeo, habiendo creado la lenta y prolongada sedimentación del agua caliza, a lo largo de milenios, unos relieves de formas singulares. A través de unas empinadas escalerillas se pueden visitar varias cuevas con formaciones de estalagmitas y estalactitas.

El molino de San José, está situado junto al Jardín Nazaría, y es un antiguo molino harinero de principios del siglo XIX.

Tras la gratificante visita al Jardín Nazarí, continuamos la ruta, siguiendo a la izquierda, por la calle La Palma. Poco después nos desviamos a la izquierda, antes de llegar a una vistosa buganvilla, por la calle Cabo.

Dejamos el casco urbano de Vélez y descendemos por la Cuesta del Río. Donde podemos observar los impresionantes travertinos calcáreos que forman las paredes del tajo por el que estamos descendiendo, hasta llegar a la carretera N-323, que atravesamos y seguimos por un corto camino que nos lleva a vadear las aguas del río Guadalfeo por el puente de Rufino.

Antiguamente, antes de la construcción del puente de Rufino, para facilitar el vadeo del cauce del río Guadalfeo, había en la zona en embarcadero de balsas, con un sistema de cuerdas y poleas.

Al otro lado del puente de Rufino, encontramos el primer poste indicativo de la Ruta circular de la Cámara del Agua. Una ruta que tiene mucho interés: por el entorno por el que discurre, la variedad de flora y fauna existente en el lugar, la diversidad orográfica, pero sobre todo, por el paisajismo del recorrido, que hacen que se convierta en una ruta única e irrepetible.

Vamos a seguir su señalización. Tenemos que afrontar la larga subida del barranco de las Viñas, de unos tres kilómetros de distancia y en la que vamos a salvar una altura de algo más de trescientos metros. Aunque en la subida hay algunas zonas de rellano y de descanso, es aconsejable afrontarla con tranquilidad y con “cariño”, disfrutando en cada parada que hagamos de las espectaculares vistas panorámicas que vamos a ir viendo, conforme ganemos altura.

Seguimos, al frente, subiendo por un camino, hoy, asfaltado. Poco después, nos desviamos a la derecha, subiendo por un camino de tierra, ganando altura poco a poco, pero sin descanso; zigzagueando, pasando por zonas de secano, alternando con cultivos de hortalizas en invernaderos y con plantaciones de plantas subtropicales, como el chirimoyo y sobre todo, el aguacate.

Poco antes de coronar la última subida hasta un depósito de agua (circular y de hormigón), un tramo de la rampa alcanza un desnivel del 19 %… pero es corto… Una vez llegado a la explanada que se abre junto al depósito de agua, las vistas son espectaculares: de la Sierra de Lújar que nos muestra en su totalidad su cara Oeste, de Vélez Benaudalla y del valle del río Guadalfeo, de Sierra Nevada, la Alpujarra y la presa de Rules; de la hendidura del Tajo de los Vados y la Sierra del Jaral, que nos separa de la línea costera del mar Mediterráneo…

Seguimos por camino/sendero de tierra, por una zona “rompepìes”, con bajadas y subidas hasta coronar el techo de ésta ruta junto a la Cámara del Agua, a 442 metros de altura, excelente lugar para hacer un pequeño receso, y reponer fuerzas (echando algo al estómago…) a la vez que disfrutamos del lugar y el paisaje que nos rodea.

P1090874

Tubería de la Subcentral Electrica que sale de la Cámara del Agua

La Cámara del Agua forma parte del Salto de Izbor (también lo he visto descrito como de Vélez Benaudalla): unas instalaciones de producción de energía eléctrica mediante la fuerza de la caída del agua; desde ésta Cámara el agua bajaba por una gran tubería (de un metro de diámetro) hasta las turbinas de la Subestación eléctrica, que se encuentran abajo, al pie de la ladera del monte, junto a la margen derecha del río Guadalfeo. El agua llega hasta la Cámara, por canalizaciones subterráneas, desde el embalse de Beznar (y antes de la construcción del embalse, de una pequeña represa construída entre Pinos del Valle y Beznar). Estas instalaciones fueron construídas en tiempos de la Segunda República, allá por 1933, por la Empresa “Fuerzas Motrices del Valle de Lecrín” (Empresa que llegó a ser en su día la Primera productora de electricidad a nivel provincial y la Cuarta a nivel andaluz). Cerca de la gran tubería que baja hasta la Subestación, hay un canal de desagüe, para aliviar la cámara de agua, en caso de necesidad. La Subcentral produce unos 11´98 megavatios de potencia y una tensión de 66 kilovatios. Hoy es propiedad de la Empresa Endesa.

Después del pequeño receso, retomamos nuestro camino, ahora en falso llano… Las vistas desde los diferentes miradores naturales que nos encontramos en el recorrido son “de postal” o de reportaje de Naturaleza de TVE-2.

Caminamos entre almendros, olivos, entre pinos carrasco y resinero, encinas, romeros, aulagas, jaras, enebros, cornicabras, lentiscos… zarzas y chumberas (muy afectadas por el hongo que las está exterminando por toda Andalucía).

Sin lugar a dudas, esta diversidad paisajística es la que hace que la diversión de los sentidos esté garantizada.

Llegamos al camino de la Bonela y enlazamos con el trazado de la etapa de la Ruta de Boabdil entre Izbor y Vélez Benaudalla. Siguiendo la señalización del sendero, nos desviamos a la derecha, bajando casi constantemente (salvo algún pequeño y corto repecho) hasta confluir en el carril de tierra, que baja desde la carretera N-323 y va paralero al curso del río Guadalfeo.

P1090954

Vista de la zona de la Subcentral eléctrica

Junto al cruce hay un cortijillo con una buganvilla: seguimos a la derecha, junto al cauce derecho del río y un espeso bosque de ribera: con grandes ejemplares de chopos, álamos, eucaliptos y también algunos alisos y sauces, entre una espesa barrera de cañaverales.
Tras pasar junto a las instaciones de la Subcentral Eléctrica de Endesa y ver la tubería desde la altura que baja… llegamos al Área Recreativa “La Explanación”, una playa fluvial artificial, con zona de barbacoas y merendero, kiosko/bar, cuarto de baño y aparcamientos, inaugurada en 2009, y lugar de “romerías” y reuniones familiares de la gente de Vélez y pueblos cercanos.

P1090963

Área Recreativa de la Explanación y el río Guadalfeo

A la derecha del Área Recreativa hay un puente metálico que salva el río, propiedad de Endesa y que hoy está “cerrado”, tras un accidente mortal que sufrió una muchacha en 2011.

Poco después enlazamos con el puente de Rufino, por el que cruzamos a la margen izquierda del río y subimos hacia el casco urbano de Vélez Benaudalla por la Cuesta del Río. Por la calle Cabo y después por la calle Estanco, llegamos a la Plaza de la Constitución, punto y final de esta ruta circular en la que hemos podido disfrutar con los cinco sentidos….

Datos de la ruta:

  • Recorrido: Circular, 12´85 km.
  • Dificultad: Moderada (IBP = 61 HKG).
  • Tiempo de realización: 3 horas y 39 minutos.
  • Desnivel acumulado subiendo: 573 metros.
  • Desnivel acumulado bajando: 492 metros.

Track de la ruta:

Captura de pantalla 2017-11-27 13.03.31.png

Ver las fotos de la ruta: aquí>>>

Dúrcal-Peñón de los Moros-Baños de Ulquízar y Bacamía-El Alcázar

P3100113

Dúrcal desde el Peñón de los Moros

Con esta ruta circular, vamos a caminar ahora por parte de la plataforma alta del Valle de Lecrín. Lugares y localidades muy carismáticas de la provincia de Granada y que ya anteriormente habíamos recorrido con otras pretensiones, por ese motivo recurrimos a tarea ya hecha en el blog hermano de senderismo en el que se puede encontrar exhaustiva información sobre la misma.

Una precisión es con respecto a la ortografía de la palabra Bacamía o Vacamía, algo que no está claro, ya que se usa de forma indistinta según diferentes autores.

No podemos dejar a un lado la justa recomendación de visitar la Panadería de San Blás en Dúrcal, donde podremos encontrar riquísimos dulces, la mayoría de ellos de profunda raíz morisca, servidos con una gran amabilidad y costesía.

Ver la descripción completa de la ruta aquí>>>

Paseando por Granada

P3050010Traemos no una ruta, sino tres propuestas para pasear por Granada.

Y no es por nada, pero es que esta hermosa y bella capital, mi tierra nativa, da para eso y para mucho más.

Aprovecho el trabajo ya realizado anteriormente al respecto, en sucesivos acercamientos a Granada, para aprovechar lo ya incluido en el blog hermano de rutas de senderismo.

Todo está allí detallado y no vale la pena el copia y pega.

Trilogía Paseando por Granada>>>

El Pinar: Presa de Béznar – Ízbor – Los Acebuches

Por comodidad y facilidad de acceso, ésta ruta circular tiene su punto de inicio y final en la Presa de Béznar. Desde el aparcamiento de vehículos de la Presa, pasaremos junto a la antigua cantera, enlazaremos con el antiguo sendero de Pinos del Valle hacia Ízbor,  atravesaremos el barranco de Zaza, subiremos el sendero empedrado hasta el molino de sangre de Miguel Hernández, recorreremos el casco urbano de Ízbor, entraremos en la zona rompepies del barranco de las Tripas, el barranco del Hundiero, el barranco de Montoya y la cuesta del Arrastradero, descenderemos por la cuesta de la Granja hasta el casco urbano de Los Acebuches, y tras bajar la tormenta o lluvia de piedras del cerro de Despeñazorras, regresaremos al punto de inicio recorriendo la vega de Ízbor en su totalidad.

P1090379

Vista de la Presa de Béznar desde la Vega del río Ízbor

En la depresión de Melegís, los ríos Albuñuelas, Dúrcal y Torrente, entregan sus aguas, formando la cola del pantano de Béznar. De la cabecera del pantano, nace el río Ízbor, que zigzaguea, por un valle que se va encajando y estrechando progresivamente, abriéndose camino por una estrecha garganta… para salir del Valle de Lecrín…  unir sus aguas a las del río Lanjarón y entregarlas, inmediatamente, al río Guadalfeo en el pantano de Rules.

Además de la típica vegetación mediterránea (encinas, chaparros, pinos, robles, arbustos: retama, gayomba, tomillo, romero, esparto, aulagas, peonías, salvia, alhucema, martagón, …, olivos, almendros, cítricos, y toda clase de árboles frutales), en esta zona baja del Valle de Lecrín, veremos un pequeño anticipo de la Costa Tropical Granadina: frutos subtropicales como el aguacate, el chirimoyo, la guayaba o la platanera.

P1090361

Vista de Ízbor, su valle y el Pantano de Béznar, desde la Cuesta del Arrastradero

Disfrutaremos de parajes solitarios y recónditos, acequias rumorosas y cristalinas, senderos y trochas de arrieros, antiguos caminos empedrados, zonas de monte bajo y zonas primorosamente trabajadas por la mano del hombre: de cultivos tradicionales del Valle de Lecrín, como los naranjos, limoneros y mandarinos protegidos por olivos de gran porte, de la variedad “lechín”, que los cobijan de las heladas; y de cultivos novedosos como son las plantaciones de hortalizas y verduras en los pequeños huertos a ambos lados del curso del río Ízbor, entre una espesa vegetación de cañaverales, álamos, alisos, abedules, fresnos, acebos, chopos, sauces, …

IMG_20171028_115634

Puentes sobre el río Ízbor

Ya en las cercanías de Los Acebuches, veremos en una sóla imagen, unidos, el pasado y la modernidad: los restos del antiguo puente de arriería, el puente de Isabel II (1860), el puente de la carretera nacional N-323 (Bailén-Motril) (1990) y el puente de la nueva autovía (2008).

Ver fotos de la ruta aquí>>>

DATOS DE LA RUTA;

  • Recorrido: Circular, 12,3 km.
  • Dificultad: Moderada (IBP = 58 HKG).
  • Tiempo de realización: 3 horas y media.
  • Desnivel acumulado subiendo: 567 metros.
  • Desnivel acumulado bajando: 532 metros.

TRACK DE LA RUTA:

Captura de pantalla 2017-11-27 13.37.36.png

  • Descargar track de la ruta aqui>>>

PADUL: De los Cerros a la Laguna

Esta ruta circular, tiene su punto de inicio, junto al Ayuntamiento de El Padul, y el nuevo símbolo del municipio: el Gran Mamut y su cría, y discurre entre los Cerros de los Molinos, situados al Sur del núcleo urbano de El Padul (Granada), pasando junto al Vértice Geodésico de Cijancos (104169), situado a 892 metros de altura s.n.m., para descender después hacia la llanura de la Laguna y regresar al núcleo urbano por el antiguo camino del tranvía.

P1050376

Mamut y su cría, en la Plaza del Ayuntamiento de El Padul

Es una corta y bonita ruta, que tiene de todo: subidas, bajadas y llaneo… con unas vistas impresionantes de la plataforma superior de la Comarca Granadina del Valle de Lecrín y de la cara sur de las altas montañas de Sierra Nevada, con el pico tres mil más sureño: el pico del Caballo (3.051 metros altura s.n.m.).

P1050360

Alcatifas en el Cerro de los Molinos

La Laguna de El Padul es el principal humedal natural de la provincia de Granada.

Ha sido desecada varias veces desde la antigüedad, quedando como testimonio, las madres de la laguna (canales de desagüe) que evacuan las aguas de los nacimientos de la Laguna, hacia el río Dúrcal y el pantano de Beznar.

Conserva la mayor extensión de carrizal de Andalucía (tras Doñana). Es una Zona de Protección Grado A dentro del Parque Natural de Sierra Nevada.

Incluida en el Convenio de Ramsar desde 27-01-2006, de conservación y uso racional de los humedales.

Además del carrizal, conserva masas de juncos, aneas, lirios amarillos y lentejas de agua. La habitan o visitan, 158 especies de aves.

Tiene una superficie de 327 hectáreas, de las que 60 se encuentran encharcadas.

Desde 1943 se explotan dos zonas turberas en su interior (Aguadero y Agia), que constituyen la mayor turbera de Europa Meridional. Desde Septiembre de 2007, la zona del Aguadero se encuentra completamente inundada.

P1050363

Vista panorámica desde la cumbre del Cerro Cijancos

DATOS DE LA RUTA:

-Recorrido: Circular, 10,66 km.

-Dificultad: Moderada (IBP = 45 HKG).

–Tiempo de realización: 2 horas y 19 minutos.

-Desnivel acumulado subiendo: 285 metros.

-Desnivel acumulado bajando: 294 metros.

TRACK DE LA RUTA:

Captura de pantalla 2017-11-27 13.30.04.png

 

De Órgiva a los Olivos Centenarios y la Acequia de las Ventanas.

Una ruta por los alrededores de Órgiva, que nos va a permitir disfrutar de los ancestrales olivos centenarios y algunos milenarios, nos introduce desde la Rambla de Rio Seco en la amplia Rambla del rio Guadalfeo, para pasando por el anejo de los Agustines, subir hasta la antigua Acequia de las Ventanas que a través de Barranco Hondo nos llevará de vuelta hasta Órgiva.

P9300026Por la Rambla de Rio Seco hacia la del Guadalfeo

La Acequia de las Ventanas, es así llamada por los lugareños porque transcurre prácticamente embovedada de una densa espesura vegetal: eurcaliptos, pinos, olivos, zarzas, naranjos, limoneros y sobre todo, grandiosas higueras. Si tenemos la suerte de caminar en la época adecuada, el esfuerzo de andar se verá recompensado por sus deliciosos frutos.

P9300076.JPGAcequia de las Ventanas

Antes de entrar en Órgiva, podremos ver también un espectacular ejemplar de araucaria, que se eleva majestuoso hacia el celeste cielo.

P9300076b

Junto a la gran araucaria

Finalmente, accedemos a la localidad de Órgiva, por la que relajadamente paseamos por sus calles y plazas, disfrutando de un ambiente típico de feria en la Plaza de la Alpujarra, en donde podremos adquirir los típicos productos de esta comarca.

P9300100

Paseando por Órgiva

No debemos abandonar Órgiva, sin probar en la Venta del Puente el exquisito plato alpujarreño, y platos típicos como el puchero o el potaje de habichuelas.

Un colofón fantástico para una agradable ruta.

P9300098.JPG

Mapa de cerámica en la Plaza de la Alpujarra

Datos de la ruta:

– Recorrido: Circular, 12,54 kms.

– Dificultad: Fácil.

– Tiempo de realización: unas 5 horas, en plan paseo.

– Acumulado subiendo: 246 m

Track de la ruta:

Captura de pantalla 2017-10-20 19.54.04.png